Escribir la transformación social

El colectivo Poetas Peronistas nació durante el segundo mandato de CFK. Anduvieron por acá y por allá, combinando artes y política. Va un resumen de su gesta.

Por Natasha Deligiannis

“Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información”, Rodolfo Walsh (ANCLA).

El colectivo “Poetas Peronistas” nació en el invierno de 2014. Actualmente está compuesto por artistas de disciplinas como la música, las artes visuales y la fotografía, pero por sobre todo, por escritores. Se trata de un puñado de personas que interactúan con el arte y lo consideran como parte de la realidad social y política, y no escindida de ésta, como si fuera “puro”. En sus inicios, el colectivo realizó ciclos de lectura para homenajear a figuras de la literatura y la militancia, como al escritor y periodista Paco Urondo, a la referente Evita Perón, a Rodolfo Walsh, a Arturo Jauretche, entre otros baluartes de la cultura nacional. ¿Por qué homenajear? Para recoger legados, para volver a leer, para festejar sus vidas, para conocer sus obras.

A los Poetas Peronistas les gusta moverse porque intuyen que la acción cultural puede generar consecuencias benéficas para el pueblo, como otorgarle herramientas de expresión de sus deseos, su historia y su voluntad. Consideran que la cultura no es un bien de lujo sino un derecho humano, que el Estado no debe limitar para las élites ilustradas. Así es que realizaron actividades en la vía pública, en movilizaciones, en unidades básicas, en villas y en centros culturales.

Por ejemplo, en el marco del Encuentro Nacional de la Palabra en marzo de 2015 que se organizó en Tecnópolis, la actividad “La palabra nunca”, con la que se homenajeó a un conjunto de escritores asesinados durante la última dictadura cívico-militar. Allí se leyeron poemas y cuentos para evocar su militancia y su obra artística. Pero no los leyó cualquier persona, sino sus familiares y amigos, que los recordaron amorosamente. Como invitada de honor, habló la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien fue acompañada de otras Madres, quienes, sentadas con sus bastones en primera fila, se veían emocionadas. “¡Madres de la Plaza, el pueblo las abraza!”, cantaba el público presente. No se puede hacer menos por quienes dieron la vida por la democracia y por un país más justo. No se puede olvidar, no se puede tapar el pasado, que todavía tiene reverberancias serias sobre el presente. Ahí radica la importancia de construir la tríada de memoria, verdad y justicia.

Foto: Margarita Solé / Ministerio de Cultura de la Nación

Ya en septiembre, en el Centro Cultural Kirchner, Poetas Peronistas participó en el recitado de poesía “Mil poemas, mil flores”, que fue una celebración de las conquistas sociales obtenidas en la última década. Fue una acción con un fuerte contenido emotivo, que dio cuenta también de las deudas no saldadas en el país, porque, como dijo CFK: “Mientras haya un solo pobre en la patria, nadie puede bajar los brazos”. Y falta mucho -hay que decirlo-, pero no por eso hay que dejar de reconocer y celebrar los derechos conquistados, que tampoco fueron adquiridos por arte de magia, sino a fuerza de trabajo y construcción social.

Ese mismo año, el colectivo realizó un taller literario con adolescentes de distintos puntos del conurbano bonaerense en el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi), con la colaboración de su área de Letras, que se llamó “Vivir en el corazón de una palabra”. En los encuentros se entabló una relación creativa de los jóvenes con los autores de la Colección “Presentes”, del Plan Nacional de Lectura: Haroldo Conti, Héctor Oesterheld, Roberto Santoro y Paco Urondo.

En 2016, el grupo publicó la primera cristalización de sus actos: una antología federal que llamaron Poemas de la Resistencia (Clara Beter, 2016), que cuenta con 40 autores de distintos puntos del país. La convocatoria se hizo en las redes sociales y la respuesta fue contundente: llegaron cientos de textos de todas las provincias del país. Desde su publicación se realizaron presentaciones en la Casa de Borges (Almirante Brown), en el Centro Cultural de la Cooperación, en la Editorial de la Universidad de La Plata (EDULP), en la Editorial Punto de Encuentro, y el ECuNHi.

Un tema de especial interés del conjunto de escritores es la cuestión de género: creen que atraviesa todos los aspectos de la vida, desde cuestiones del arte a la política, pasando por lo íntimo y cotidiano en las relaciones sociales. Por eso, sobre todo a partir de la primera marcha de Ni una menos, el colectivo se dedica a visibilizar las problemáticas de la violencia y de la discriminación que se generan en un sistema capitalista de matriz patriarcal. No sólo convocan a escribir e investigar sobre el tema, sino que además armaron el Primer Encuentro de Poesía y Género que concentró a escritores, lectores, periodistas, y editoriales a exponer sobre el tema. Con una lectura de poesía organizada por “Poesía Ya!”, dos mesas de debate que incluyeron a Luciana Peker, Marina Mariasch, Paula Jiménez España, Gabriela Borrelli Azara y Darío Sztajnszrajber, y una muestra editorial, se generaron visiones críticas al statu quo tanto en el ámbito literario como en el político. Pero no terminó ahí: planean realizar otro más a fin de año y continuarlos como un ciclo constante.

En este sentido, hablando de las mujeres en la política, Poetas Peronistas tiene una clara postura sobre la detención de la militante social Milagro Sala: es una presa política. Para exigir su liberación armaron un llamado a escribirle poemas, con la intención de transmitirle fuerzas, para expresarle apoyo y amor popular. La obra que realizó con la Tupac Amaru jamás será olvidada por los jujeños, y por eso constantemente se crean comités por su liberación, porque a todas luces es un castigo por haber levantado a los humildes, por ser mujer e indígena; de ningún modo es justicia. Sumado a una selección de textos, se agregó una campaña de fotos, dando como resultado una serie de postales que son una interesante mezcla de palabras e imagen. Para darle más énfasis a esta postura, hicieron una Jornada de Arte en el Centro Cultural “Los Chisperos”, con recitado de poemas, una muestra fotográfica a cargo de Majo Malvares, el sello y la voz de Olga Marcela Farías, y pintura en vivo por Milena Orsingher.

Recientemente participaron del panel “Hágalo circular: Palabras para la libertad de Milagro Sala”, con Sandra Russo y Estela Díaz, en el marco de la Librósfera, ciclo organizado por EDULP en el Planetario de La Plata, y de la mesa sobre Arte y Transformación Social en un encuentro de la agrupación “La Marchita”, junto al pintor Daniel Santoro y al fotógrafo Sebastián Miquel, en el Centro Cultural Cooke.

Dentro de sus próximas acciones se incluye la publicación de una nueva antología de autores latinoamericanos, que ahora se encuentra en búsqueda de textos a través del Concurso de poesía “La resistencia en América Latina”, que pronto dará el resultado de los ganadores. Además, planean dar talleres en la Villa 31 a personas en recuperación de adicciones, un barrio donde ya realizaron lecturas en conmemoración al Padre Carlos Mugica. La batalla cultural no se detiene, los poetas tampoco.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz