Acceso a la tierra

Otro verdurazo en la Plaza de Mayo

Familias de pequeños productores irrumpieron de nuevo en la Plaza de Mayo para exigirle al Estado nacional que los proteja y fomente su actividad, por medio de un proyecto de ley que presentaron hace siete meses y que todavía hoy sigue durmiendo en un cajón. Voces e imágenes de una población vulnerable que requiere protección estatal.

Texto y fotos: Mariano Abrevaya Dios

La avenida de Mayo, entre la calle Perú y la Plaza de Mayo, estaba colmada de productores familiares del sur de la provincia de Buenos Aires. Vestían pecheras, remeras, gorras o banderas de la organización que los representa: la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT). Hombres y mujeres de piel oscura, vestimenta sencilla y pocas palabras, que no abundan un mediodía de un día hábil en el centro porteño, a menos que sea para protestar o visibilizar un conflicto que los esté agobiando. Algunos jóvenes golpeaban los parches de un redoblante. Otros llevaban criaturas en sus brazos. Desde la cabecera de la columna llegaban alguien gritaba consignas por medio de un equipo de audio.

Crédito: Dyn

De espaldas a la ex jefatura del gobierno porteño había tres camionetas de gran porte llenos de cajones de verduras. Desde arriba, un grupo de muchachos repartía atados de acelga, espinaca, brócoli, zapallo y apio, entre muchas otras. Los colores de las verduras tenían una intensidad que solo se ve una mañana en el mercado central. Un grupo de agricultores sostenía una larga bandera de frente a la plaza. A sus pies había jaulas con animales. Un grupo de fotógrafos los retrataban. Algunos movileros de radio y televisión los entrevistaban, en vivo.

Agustín Suárez, integrante de la UTT, le contó a Kranear que “estamos acá realizando un segundo verdurazo con la intención de hacer fuerza para que los diputados nacionales traten de una vez por todas la ley de acceso a la tierra, que presentamos el año pasado, acá también en la Plaza de Mayo, con el primer verdurazo”, un reclamo que tuvo mucha visibilidad mediática pero ningún avance legislativo.

Suárez contó que hace siete meses presentaron el proyecto de ley de acceso a la tierra.

El dirigente de unos treinta y cinco años, barba tupida y la remera verde de la organización, explicó que el proyecto de ley propone crear un fondo para otorgar créditos blandos para los pequeños productores, y que de ese modo puedan comprar la tierra que trabajan. Habló de una “necesidad estructural del sector”. Los productores tenían planificado cruzar el centro porteño por la avenida de Mayo, en dirección el Congreso nacional. Allí, en la otra gran plaza política del país -en la que están acampando los docentes- serían recibidos por algunos legisladores.

“Hace más de seis años que estamos con la lucha por la tierra”, contó Suárez, “y en todo este tiempo encabezamos acciones directas como las movilizaciones y acampes en la calle, y también con propuestas como las colonias agrícolas de abastecimiento urbano, como la que tenemos en Luján, de ochenta y cinco hectáreas, que hoy está funcionando, y muchos compañeros están en proceso de mudarse allí para vivir y producir ahí, y eso lo transformamos en proyecto de ley para que lo trate el congreso”, cerró.

Crédito: Dyn

“Es un momento complicado para avanzar con demandas y reivindicaciones populares”, opinamos nosotros. “Sí, y sobre todo con aquello que tiene que ver con la tierra, un tema muy delicado, una problemática histórica”, ´coincidió él, “pero creemos que por más que el contexto sea adverso, la discusión hay que darla, y por eso estamos acá, impulsando que se discuta el proyecto de ley que presentamos el año pasado”.

Vecinas y oficinistas aprovechaban la ocasión para llevarse a casa o al trabajo una o dos bolsas llenas hasta el tope con parte de los miles de kilos que los productores estaban regalando para visibilizar su demanda. Dentro de la bolsa había un volante en el que se informaba que los precios de las verduras aumentan un 400 por ciento entre el precio que perciben los productores por su mercadería y la que abonan los consumidores en la verdulería. También que los productores viven en casillas da madera y que tienen que alquilar la tierra y la maquinaria para realizar su trabajo. Que se los está comiendo la inflación y el ajuste económico. Que no pueden más.

Néstor Villacorta preside la Mesa Regional de Pequeños y Medianos productores agropecuarios de las ciudades de La Plata, Berazategui y Florencio Varela, y de cara a la plaza, junto un grupo de compañeros con la piel oscura surcada por el frío y el sol que porta no solo carteles escritos a mano, sino también gallinas y conejos, le cuenta a Kranear que “vinimos a visibilizar los problemas de nuestro sector, a reclamarle al gobierno nacional políticas públicas con carácter de urgencia y en especial una ley de acceso a la tierra”.

Villacorta y su conejo.

“Somos pequeños productores, en su mayoría arrendatarios, que pagamos por mes entre cuatro y cinco mil pesos la hectárea, y de ese modo no podemos subsistir”, explicó Villacorta. “Venimos de sufrir un tornado, el último 5 de febrero, que nos dejó en la ruina, y estamos pidiendo también una ley de emergencia social. Ese es nuestro reclamo, y por eso trajimos hoy unos cinco mil kilos de verdura para repartir”.

“¿Hay algún plan si no reciben respuestas del gobierno?”, quisimos saber. “Nosotros somos trabajadores pero también somos luchadores, y por lo tanto vamos a dar batalla para que el gobierno entienda de que acá están en juego miles de puestos de trabajo, porque la cadena arranca en la quinta, pasa por la verdulería y termina en los hogares. Si nosotros no trabajamos, no va a haber verdura fresca en la mesa de los argentinos”.

“No tenemos ningún tipo de confianza en Macri ya que vemos el rumbo político y económico que tomó su gobierno”, dijo el hombre que cargaba sobre el hombro una jaula con un conejo adentro. “Por eso venimos a exigirle que reaccionen”, agregó. “Si les tuviésemos confianza les mandaríamos una nota, pero sabemos que no contestan, a pesar de que hablan de diálogo y compromiso”.

Otros de los pedidos que la UTT -nucleada en la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP)-, aparte de que avance el proyecto de ley para que los agricultores accedan a la tierra, son la creación de una Ley de Emergencia por las Economías Regionales, la suspensión de los desalojos que sufren los campesinos en sus lugares de trabajo, y la reglamentación y asignación de presupuesto para la Ley de Agricultura Familiar.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz