Gremiales

Ningún trabajador debajo de la línea de la pobreza, Garavano

ATE Capital esparció una protesta en más de quince ministerios nacionales para expresar su rechazo al acuerdo paritario que firmó UPCN. En ese marco, en la cartera de Justicia y Derechos Humanos, se dieron otras dos peleas. Hablan los protagonistas.

Foto portada: ATE Capital.

El miércoles 24 de Mayo la Sección Capital de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) encabezó una jornada de lucha en 14 ministerios del Poder Ejecutivo Nacional. Más de uno los habrá visto, o escuchado. Desplegaron sus banderas, pancartas y le dieron al parche del bombo y al redoblante, aparte de repartir volantes con las consignas de la protesta, que todos los casos tuvo que ver con el rechazo a la paritaria que hace unos días firmaron el Estado nacional y el otro gremio de los estatales, la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN).

En ese marco, los trabajadores de la cartera de Justicia y Derechos Humanos tuvieron dos actividades extras: visibilizar y acompañar la lucha de los trabajadores de maestranza que se niegan a seguir cobrando salarios de 10 mil pesos, una cifra que los deja por debajo de la línea de pobreza. Eso hicieron. Y lograrían que las autoridades adelantaran una reunión que estaba pautada para la próxima semana. Más temprano, tuvieron que repeler el hostigamiento de un grupo de apologistas de la dictadura genocida del 76, encabezados por Cecilia Pando, que serían recibidos en el quinto piso del ministerio por su coqueto titular, Germán Garavano. La policía de la Ciudad golpeó a algunos estatales y le arrojó gas pimienta a otros.

Los trabajadores de limpieza de la cartera cobran diez mil pesos.

La jornada fue intensa y se vivió con adrenalina, siempre en la puerta de la cartera, sobre la calle Sarmiento, blindada por personal de seguridad. Hubo bombas de humo y de estruendo, cancionero militante, discursos, música de bandas y solistas de música popular y una lentejeada.

Van los testimonios de dos protagonistas: Ana González, delegada del Centro Cultural Haroldo Conti, que funciona en el Espacio Memoria y Derechos Humanos, y Daniel Carpio, delegado de la sede Tandanor del Ministerio.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz