Pediatras también recomiendan el uso de Qunita

La Sociedad Argentina de Pediatría comunicó que considera seguros los moisés del Kit Qunita y le recomendó al Ministerio de Salud de la Nación que se los entregue sus respectivos titulares del derecho. Ya son varias las entidades especializadas en el tema que dan su visto bueno. El único que se niega a favorecer su uso, es el Gobierno, que debe responder por un fallo judicial.

Por Kranear

La Sociedad Argentina de Pediatría dio a conocer un informe realizado a pedido del Ministerio de Salud de la Nación en el que considera que “Habiendo consultado nuevamente al Comité Nacional de Prevención de Lesiones y al Grupo de Trabajo de Muerte Súbita e Inesperada del Lactante, se concluye que en relación al moisés (mal denominado cunita), podría distribuirse con etiquetas adhesivas de advertencia sobre edad y condiciones de uso para lograr un sueño seguro”.

Son varias las instituciones especializadas en el tema que se suman al pedido de entrega de los Kit Qunita, arrojados al olvido en unos en depósitos que le cuestan al Estado nacional unos 800 mil pesos por mes. Todas destacaron la seguridad del kit y su importancia para prevenir la muerte súbita del lactante. La Sociedad Argentina de Primera Infancia (SAPI), el Comité de Estudios Feto Neonatales (CEFEN), la Facultad de Medicina de la UBA y la Facultad de Diseño y Urbanismo de esa misma casa de estudios.

También hay un fallo del Tribunal Federal Nro. 1, del 13 de julio pasado, que instó al Ministerio de Salud de la Nación a distribuir en un plazo de 30 días (próximo a cumplirse) las más de 60 mil cunas que se encuentran guardadas en los depósitos. Al Poder Ejecutivo, a pesar de su insensibilidad social, ya no le queda margen para seguir negándole a los recién nacidos de los sectores más humildes de la Argentina su derecho a una cuna, y el resto de los elementos básicos restantes del kit que garantizan un piso de derechos y un comienzo de vida equitativo.

Fue el 16 de julio del año 2015 que la entonces presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner lanzó el programa, y en tan solo 7 meses se entregaron a sus titulares de derechos más de 45 mil kits. En ningún caso se registraron accidentes o lesiones producidas por algunos de los elementos. A su vez se logró, gracias a los requisitos necesarios para entregar y recibir los kits, incrementar en 21 el número de maternidades seguras, y aparte se pasó de un 89% de partos realizados en condiciones de máxima seguridad a más del 94% de los casos. Esto implicó que casi un 5% (cerca de 20.000 anuales) más de los nacimientos se produjeron en maternidades públicas con condiciones seguras para el nacimiento, lo que impacta de modo directo en la disminución de la mortalidad materna. Además, con la implementación del programa y el resto las políticas de inclusión de la década pasada, se registró el descenso de la tasa de mortalidad infantil más pronunciado en los últimos 25 años.

En el mundo también son evidentes los beneficios de implementar una estrategia sanitaria con la de Qunita. Finlandia, por ejemplo, la viene aplicando hace muchísimos años y produjo una drástica disminución de la mortalidad infantil. En los últimos meses se conoció que nuevos países y ciudades comenzaron a desarrollar programas similares, como es el caso de Escocia y en estado de New Jersey en EEUU.

Entre las organizaciones expertas en la temática es casi unánime la opinión en cuanto a la necesidad de entregar la totalidad de los Kit Qunita a las familias de los sectores más vulnerados. Poco a poco desde que Mauricio Macri discontinuó el Programa el gobierno se fue quedando sin argumentos para justificar la negación de este derecho, aparte de seguir profundizando su ajuste económico, que impacta de forma directa en el aumento de la mortalidad infantil. Tal es el caso de la Ciudad de Buenos Aires, donde recientemente se conoció una fuerte alza de la mortalidad infantil en las comunas del sur, las más humildes del distrito más rico del país.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz