Clubes de barrio

El esfuerzo de Villa Alcira vale doble

El club deportivo y social de Bernal pudo reinagurar su predio luego de varios años de trabajo y esfuerzo comunitario y a pesar de la desidia y los tarifazos del Gobierno. Fue clave el aporte de las organizaciones libres del pueblo. La voz de los protagonistas.

Por Osvaldo Jara

El Club Social y Deportivo Villa Alcira (CsyDVA) de Bernal, en el partido bonaerense de Quilmes, reinauguró su predio de la mano del esfuerzo de socios, vecinos y organizaciones políticas y sociales. Desde ahora volverá a contar con un campo de juegos para que los más chicos puedan practicar distintos deportes. Las instalaciones cuentan con nuevos vestuarios. De este modo, la institución podrá desarrollar su proyecto de divisiones inferiores.

Desde hace más de tres años que el club venía sufriendo inundaciones debido a la elevación del terreno lindero, perteneciente a una industria. Esto llevó a que se produjeran constantes dificultades para realizar cualquier actividad. Era tal el desnivel del terreno que tuvieron que rellenar el predio con más de trescientos camiones de tierra.

La comisión directiva del club y los vecinos del barrio trabajaron duro para acondicionar las nuevas instalaciones. Realizaron tareas de limpieza, albañilería y electricidad. Las obras contaron con el apoyo de Unión de Clubes de Barrio de Quilmes y de la agrupación política La Cámpora.

Villa Elcira logró recuperar su cancha de fútbol.

Para la reinauguración del campo de juegos se organizó un torneo con distintos equipos de Quilmes, aparte de kermes, juegos para chicos y conjuntos musicales. Gabriela Benagui, vocal de la comisión directiva del club sintetizó el clima de celebración colectiva. “Viví este día con mucha felicidad ya que hace más de dos años venimos trabajando para que la cancha esté en condiciones. Hoy podemos ver a los chicos disfrutando del campo cuando hace tres años había montañas de tierra y pasto. Con el esfuerzo conjunto fuimos poniendo en condiciones el lugar, lo que implica desde correr la tierra en carretillas hasta juntar plata para poder alquilar una máquina aplanadora”.

Por su parte Liliana Montoya, alma mater del club, compartió que “vi muy contenta a la gente, como si compartiéramos el anhelo de que la cancha esté funcionando. Todos teníamos la experiencia emotiva de estar jugando con los chicos”.

El club debe enfrentar una dura actualidad de tarifazos, inflación y caída del empleo.

Villa Alcira fue fundado en 1986 y está ubicado cerca de la autopista Buenos Aires-La Plata. Desde hace más de un año se vienen conformando las distintas categorías de fútbol para participar en la Liga quilmeña. A su vez, allí se dictan clases del Plan Fines para los vecinos de la zona.

Toda la comunidad celebró la reinauguración.

El Villa Alcira sufre los tarifazos del Gobierno, como el resto de los clubes de barrio. Pagar unos 1.500 pesos de luz por mes. Tienen que realizar rifas y bingos solidarios para llegar a abonar en término tanto ese como el resto de los servicios. Aparte, por supuesto, sus directivos, socios y vecinos, deben hacerle frente a la escalada de los precios de los alimentos, ropa y transporte, en detrimento de su poder adquisitivo.

Las Organizaciones Libres del Pueblo constituyen una pieza vital para la defensa de los intereses populares. Fueron claves para que Club Villa Alcira recupere su campo deportivo. Los clubes de barrio, a su vez, son fundamentales para promover el tejido social de una comunidad. No forman parte de las políticas públicas de la gestión Cambiemos. Por el esfuerzo vale doble.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz