Sin justicia social no hay paz

Las organizaciones sociales nucleadas en el Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala realizaron un acto frente al Congreso para reclamarle al Estado nacional respuestas para el sector cooperativo que representan. Ley de emergencia alimentaria, bono de fin de año y beneficios para los clubes, comedores y empresas recuperadas. Y libertad para Milagro Sala.

Por Mariano Abrevaya Dios

El miércoles 22 de noviembre el Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala realizó una masiva marcha entre la 9 de Julio y Avenida de Mayo y el Congreso nacional, para luego realizar un ruidoso acto frente a los portones de ingreso de la avenida Rivadavia. Frente a unos tres mil militantes y cooperativistas, los dirigentes de las organizaciones plantearon varias exigencias y reivindicaciones vinculadas a la coyuntura política y social que vive nuestro país y llamaron a la militancia a ganar la calle como respuesta al plan de negocios que implementa sin pausa el Gobierno.

Arriba de la caja de un camión cuya espalda daba a la calle Riobamba, el coordinador nacional de la organización barrial Tupac Amaru, “Coco” Garfagnini, le dijo a los diputados de Cambiemos “basta de legislar en contra del pueblo” y advirtió que “vamos a seguir en la calle en defensa de nuestro trabajo y dignidad”. Pidió la promulgación de la ley de clubes de barrio, para beneficiarlos con el pago de tarifas sociales y que de eso modo tengan espalda para hacerle frente a la creciente demanda social que hay en los territorios y se ganó un gran aplauso, en especial de los militantes de la Unión, a un costado del escenario.

Los dirigentes llamaron a ganar la calle.

El dirigente de mediana estatura, pelo desalineado y jogging, cara visible de la Túpac Amaru en la CABA, llamó a los legisladores a sancionar una ley de emergencia alimentaria y ejerció una férrea defensa de las cooperativas de trabajo con las que se organizan y de las que viven los hombres y mujeres de las organizaciones. Denunció que el Gobierno tiene una política de “deescoperativizarlos”.

El “Coco” exigió un bono de fin de año para todos los trabajadores de la economía social y volvió a insistir con la primera de las reivindicaciones del Frente, la fundacional, allá en 2016, cuando el poder político jujeó encarceló a la Milagro Sala. “Exigimos su libertad y el resto de los militantes de la Tupac”. Antes de cederle la palabra a los referentes de las organizaciones, anunció que la semana que viene se sumarán a la movilización que la multisectorial conformada por las dos CTA, el gremio de los camioneros conducidos por Pablo Moyano y la Corriente Federal de los Trabajadores, realizarán frente al Congreso para dejar bien en claro que los trabajadores que luchan no van a aceptar una reforma que los perjudique.

El acto se realizó sobre la avenida Rivadavia.

El Frente Milagro Sala por el Trabajo y la Dignidad nuclea a 19 organizaciones sociales, en su mayoría bonaerenses. Sobre el asfalto y las veredas había militantes de La Túpac Amaru, la Agrupación Villera Piquetera, Compromiso Social, la Federación de Trabajadores de la Economía Social (FETRAES), Militancia Popular, Descamisados, Patria Justa, Proyecto Popular, Quebracho, Unidos y Organizados y la Unión Nacional de Clubes, entre otros. Los oficinistas y empleados de la zona debían pegarse a las paredes del Congreso y el edificio anexo para poder ir o venir hacia sus destinos.

Uno de los oradores fue el referente de la agrupación villera piquetera: “Somos las organizaciones sociales, piqueteras y las cooperativas las que no vamos a permitir que el gobierno avance en contra de nuestros intereses”, y denunció que “Macri quiere saquear los fondos de la Anses para pagar los intereses de la deuda que él mismo está alimentando”.

La referente de Somos Patria denunció que en Desarrollo Social están desmantelando el programa Ellas Hacen y que los quieren domesticar con planes sociales. “Nosotros vamos a seguir sosteniendo nuestras cooperativas”, anunció. “Queremos tarifas sociales para nuestros comedores y clubes de barrio”, dijo. “Sin justicia social no hay paz”, subrayó.

Trabajadores de cooperativas, clubes de barrio y empresas recuperadas componen las organizaciones del Frente Milagro Sala.

Entre las intervenciones de los oradores, aparte de una cortina de aplausos, sonaban los tradicionales bombos, redoblantes y trompetas. Una bandada de palomas surcaba el cielo azulado de un mediodía muy caluroso. Muchas de las mujeres se habían sentado sobre la pavimento, junto a sus chicos.

El referente de Militancia Popular aseguró que “al proyecto de saqueo y hambre lo enfrentamos en la calle” ya que lo nuestro son “los trabajadores y los humildes”. A su lado, el compañero de Compromiso Social, sostuvo que el macrismo “nos quiere llevar al país anterior a 1943” y que el único modo de detenerlos es “en la calle”, el espacio natural en el que las organizaciones “lucha por un pueblo feliz y una patria grande”.

Cambiemos no avanzó con una sola medida a favor de los más desprotegidos.

El 28 de junio pasado la militancia de las organizaciones del Frente Milagro Sala fue reprimida por la Policía de la Ciudad en la puerta del Ministerio de Desarrollo Social, mientras sus dirigentes negociaban en el interior del edificio una declaración de la emergencia económica, un plan de obra pública cooperativa, y que no se diesen de baja las pensiones por discapacidad, aparte de una tarifa social para los comedores, clubes y empresas recuperadas. Pasó medio año. No cambió nada. Al contrario. Se profundizó la desigualdad.

La columna inició su marcha en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Avenida de Mayo.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz