Ediciones al Arco cumple quince años

El sello es emblema de la literatura deportiva de nuestro país. Empezó siendo una revista y en sus páginas escribieron los más prestigiosos periodistas. Con los años, se constituyó en una trinchera de la cultura popular. Para festejar, lanzaron su nuevo sitio web. Y anunciaron más títulos para el 2018, a pesar de la recesión económica.

Por Osvaldo Jara

Durante mucho tiempo la temática deportiva ha ocupado un lugar marginal en la literatura argentina. Las obras dedicadas a la materia eran escasas, perdidas entre títulos de diversa índole. Sin embargo, a partir de la aparición de Ediciones Al Arco el panorama se modificó de modo notable. Hace quince años es un sello que se dedica exclusivamente a la publicación de todo lo referente al fenómeno deportivo.

Son una editorial independiente que se gestó como producto de un “sueño colectivo que nació en una servilleta del Café Tortoni”. El sello está encabezado por Julio Boccalatte y Marcos González Cezer, periodistas que respiran la profesión y que tuvieron la lucidez de darle al deporte el lugar que se merece en la literatura nacional.

El proyecto nació en abril de 2001, cuando el país estaba transitando hacia una de las peores crisis de su historia. La primera producción fue una revista que llevó el mismo nombre de la actual editorial. “Tomamos como modelo la revista ´El amante del cine´ y sacamos un mensuario de deportes en blanco y negro. Lo hicimos con el espíritu de hacer la revista que siempre tuvimos ganas de hacer, con notas largas, reportajes extensos, cuentos. Cosas que no se encontraran en otros medios”, contó públicamente Gonzáles Cezer.

A lo largo de los doce números que perduró Al Arco, escribieron plumas de destacada trayectoria como las de Eduardo Galeano, Roberto Fontanarrosa, Enrique Macaya Márquez, Juan Pablo Varsky, Juan Sasturain, Ezequiel Fernández Moores, Angel Cappa, Alejandro Fabbri, Víctor Hugo Morales, Daniel Arcucci y Rafael Bielsa, entre otros.
A finales de 2003 Ediciones publica su primer libro, “De puntín”, una antología de cuentos inéditos de fútbol con prólogo de Jorge Valdano, ilustraciones de Roberto Fontanarrosa y contratapa de Eduardo Galeano. A partir de ese momento, se transformaría en la primera editorial dedicada exclusivamente al deporte.

Gracias a la existencia del sello, pudieron ver la luz títulos que muy probablemente nunca se hubieran publicado en otros sellos. “Deporte, desaparecidos y dictadura”, de Gustavo Veiga, resulta ejemplificador en este sentido. En sus páginas se rescata a los hombres y mujeres que además de ser deportistas estaban comprometidos con su tiempo y su historia. “La lucha continúa” es otra obra emblemática, ya que retrata la historia de Futbolistas Argentinos Agremiados, un gremio con más de setenta años de historia. También se publicaron otros títulos desde distintos abordajes, como “Pies negros”, “El jardín de los ekekos”, “Fútbol en el bar de los sábados”, “Enredados”, “Cambios de Frente”, “Tecé”, “Batata negra” y “Las mejores jugadas del ajedrez argentino”.

Al Arco es una editorial que fomenta el enriquecimiento colectivo y cultural. Fue parte del proyecto “Leer también es una pasión”, una campaña organizada por el Ministerio de Educación y Cultura de la Nación durante los años kirchneristas, con el que se distribuyeron millones de ejemplares en todas las canchas argentinas, fomentando así la lectura en el pueblo.

En 2005 la editorial organizó la Semana Al Arco, un evento que constó de una serie de jornadas multidisciplinarias en las que hubo presentación de libros, mesas redondas, cortometrajes y exhibición de coleccionistas y fotografías.
Los festejos de Al Arco por sus quince años de vida, comenzaron en los primeros días 2018 a través de las redes sociales, y relanzando su nuevo sitio web: www.edicionesalarco.com.ar. También tienen previsto lanzar el III Concurso Nacional de Cuentos de Fútbol “Roberto Santoro” y la primera participación en la Feria Internacional del Libro en conjunto con la editorial y distribuidora La Coop.

“Nos gusta pensar que abrimos una puerta para la legitimación del género y representamos un refugio para hacer periodismo. A nosotros mismos nos permite canalizar las inquietudes profesionales ante el aplastamiento de los medios tradicionales”, declaró públicamente Boccalatte.

Durante sus quince años de vida, Al Arco forjó un merecido prestigio. Se trata de un proyecto encarado por y para periodistas con inquietudes en el ámbito del deporte. Sus responsables anunciaron la salida de varias decenas de títulos para el año que comienza, a pesar de la recesión económica y la crisis del sector editorial, siempre bajo la misma premisa: fomentar el compromiso con la cultura popular.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz