Se realizó una intervención artística por Sandra y Rubén en la Plaza Carlos Fuentealba

Una docente de Moreno comparte unas palabras sobre el homenaje que la comunidad educativa del distrito le realizó a Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, fallecidos por la desidia del gobierno de María Eugenia Vidal, en la plaza que lleva el nombre de otro mártir de los y las docentes de la Patria.

Texto y fotos: Analía Besada

Cientos de manos en pares, cuartetos o más, poblaron la plaza, trabajando mancomunadamente.

Los pies afirmaban las cañas que clavaban en la tierra, las rodillas se acercaban a esta; no rezaban, no gemían de dolor, más reían desde adentro los cartílagos y las venas.

Y de la tierra también algo rió, y eso que castañeteaban de frío sus huesos sólidos de cemento; los ojos miraban medio de costado al luto, apretado aún entre los dientes como un lento cuchillo. Hubo, sí, corazones contentos porque Sandra y Rubén tomaban la plaza.

Se quedaban por un rato cerca de la figura de ese Néstor o de este Carlos.

Y un rato también puede ser para siempre.

Esto es efímero, decía una boca que repetía a otra boca.

Pero las manos seguían afirmando su labor. Y la de crecer en Fuentealba, que te puede significar fuente profunda, amanecer rojizo.

Lo que deba perdurar estará hoy en el futuro.

No hay vuelta atrás.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz