Organizarse para volver a producir

Los trabajadores de la ex fábrica de plásticos Oropel, en La Boca, organizaron una olla popular para conmemora el año de lucha que llevan al frente de un conflicto que los mantiene unidos y organizados, a la espera de una resolución oficial que les permita volver a producir a pesar del deterioro económico que generó Cambiemos. Acompañaron diputados/as, legisladores/as y dirigentes de Unidad Ciudadana.

Por Mariano Abrevaya Dios

Los 57 trabajadores que de la ex fábrica que la firma Oropel supo tener en La Boca, organizaron una olla popular para reafirmar y reforzar el espíritu solidario y combativo que los tiene de pie en una lucha que hoy martes 5 de febrero cumple exactamente un año, luego de que los dueños de la empresa dejasen de pagar los salarios, se llevasen varias de las máquinas y finalmente, declarasen la quiebra.

El encuentro se realizó en el playón central de la fábrica, alrededor de unas mesas y sillas en los que más tarde se almorzaría una sabrosa lentejeada, a pesar del sol de febrero que en la calle achicharraba yuyos e insectos y obligaba a los perros a buscar una sombra en los pasillos de los conventillos de chapa.

Tomás Vargas es empleado de la ex firma desde hace 25 años, le contó a Kranear que “a partir del 2 de febrero de 2018 dejamos de percibir nuestros salarios, nos llegaron a adeudar cuatro meses y también un prontopago, y fue ahí que cesamos con las actividades. Fue un año muy duro. La fábrica quebró el 24 de octubre. Nosotros lo que queremos es retomar la actividad de la planta y volver a producir. Ese es nuestro objetivo. Queremos trabajar. Mientras tanto, muchos estamos saliendo a hacer viajes arriba de un remis, hacemos changas de albañilería, u otros, y aparte recibimos el apoyo de varias organizaciones políticas y sociales del barrio, aparte de vecinos y vecinas sueltas”.

Vargas, vocero de los trabajadores.

Vargas agregó que “La situación económica en la calle está muy difícil, no hay empleo, lo único que uno ve son despidos y cierre de fábricas, nosotros en su mayoría tenemos más de 50 años, y volver a insertarnos en lo laboral es muy complicado, entonces tenemos que aguantar acá. Tratar de preservar la fuente laboral y después reflotar la empresa. Otra no nos queda. Moralmente estamos muy bien, y nuestras familias con claves para poder sostener la lucha”.

Varios oradores fueron haciéndose cargo de la palabra. Diputados/as, legisladores/as, referentes de organizaciones, todos de organizaciones nucleadas en la fuerza electoral Unidad Ciudadana. El locutor y anfitrión fue el propio Vargas. Uno de los que se hizo cargo de la palabra fue el apoderado de los trabajadores.

Dijo: “Si hay un punto de resistencia sobre el cual los trabajadores se apoyaron es la modificación de la Ley de Quiebras, en 2011, que habilitó a los laburantes a recuperar para sí mismos la posibilidad de la producción de las empresas en crisis”. Pero advirtió que no es suficiente. “Pensando en un futuro gobierno popular, creo que es necesario realizar otra modificación a la misma ley, que les permita a los trabajadores acceder a los medios de producción más rápido de lo que lo hacen hoy. También hace falta una nueva ley de cooperativas y otra de Expropiación que tenga el eje en los laburantes”,

El abogado ponderó a la organización y lucha como un modo de vivir y enfrentar a los proyectos políticos saqueadores y cercenadores de derechos como el de Cambiemos. “Me parece importante señalar el acompañamiento de organizaciones políticas y sociales. Sin la FETRAES esto no hubiese sido posible. Sin el apoyo de las organizaciones del barrio, tampoco. Sin la organización de los propios trabajadores, tampoco”. Y cerró: “Hay algo que el macrismo ha querido quebrar, sin éxito: La solidaridad entre los trabajadores y las organizaciones políticas y sociales. Soy un convencido de que no lo lograrán jamás. La prueba está acá, con los trabajadores de Plásticos Salvadores”.

Los trabajadores ya eligieron el nombre de la cooperativa, aunque todavía no esté legalmente conformada: Plásticos Salvadores, un nombre que hace alusión a sí mismos pero también a la calle en la asentada la fábrica (Coronel Salvadores).

La fábrica de plásticos queda en la República de La Boca.

El diputado nacional y secretario general de La Cámpora, Andrés “El Cuervo” Larroque, ante la consulta de Kranear sobre su presencia, dijo que “Es importante acompañar la lucha de aquellos que padecen este modelo de concentración económica feroz que viene aplicando Cambiemos hace más de tres años”, ya que son “un ejemplo para nuestra sociedad porque a pesar de todo no se van a sus casas y defienden sus puestos laborales, poniendo el cuerpo por medio de la organización”.

En la actualidad, los trabajadores están esperando que la INAES les otorgue la matrícula que los habilitará a volver a producir con parte de las máquinas que dejaron abandonadas los antiguos patrones. Larroque explicó que fue la Federación de Trabajadores por la Economía Social (FETRAES), columna vertebral del Frente de la Economía Social que tiene La Cámpora para abordar estas problemáticas, “viene apoyando a los trabajadores en el plano de lo logístico, en lo administrativo, y en materia jurídica, pero también en el plano de lo material, por medio de mercadería o lo que hiciese falta para paliar las necesidades de estar varios meses sin percibir un salario”.

Luego de las palabras de los oradores, se sirvió una lentejeada.

Ante una consulta con respecto al cooperativismo como modo de organización, “El Cuervo” sostuvo que “desde el peronismo, el justicialismo, no vemos a la ganancia como el motor de la producción, y aparte creemos que el capital debe estar al servicio de la economía, que a su vez debe estar al servicio del ser humano. Las sociedades modernas necesitan distintos niveles de producción para saciar sus propias demandas, y hay que ver cómo se organiza esa producción, si se realiza a partir de la persecución de la ganancia, una decisión que genera estragos en lo social, como así también en el plano de lo ambiental y lo ecológico, o si se ponen otros valores, como sucede acá con los compañeros de la ex Oropel”.

Los problemas financieros de los ex dueños de la firma comenzaron a mediados de 2013, con atrasos en los pagos, y fue a partir de 2016, con la asunción de Cambiemos a la Casa Rosada, y la implementación de medidas que devastaron la economía nacional, que la empresa terminó de fundirse. En 2018, como se dijo, la empresa quebró. Ahora los trabajadores esperan el sello final para poder producir y facturar con su cooperativa.

De la actividad también participaron la diputada nacional por el FpV-PJ, Laura V. Alonso, el diputado bonaerense por la misma fuerza política Miguel Funes, los legisladores porteños Mariano Recalde y Paula Penacca y la comunera local por Unidad Ciudadana, Victoria Colombo, todos y todas militantes de La Cámpora. También hubo representantes de organizaciones que tienen trabajo territorial en el barrio: La Cámpora, Los Irrompibles, Solidaridad e Igualdad, La Boca Resiste y Propone, el Frente Darío Santillán y el Centro Cultural El Sueñero.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz