Presentaron un amparo por la falta de vacantes en el jardín maternal del Garrahan

La asociación gremial que nuclea a los profesionales y técnicos del hospital tomó la decisión luego de no obtener respuestas de parte de las autoridades. En treinta años, nunca había sucedido algo similar.

Por Kranear

La Asociación Civil y Gremial de Profesionales y Técnicos del Hospital Garrahan presentó ayer jueves 19 de septiembre un recurso de amparo ente el Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para que las autoridades del Hospital Garrahan dispongan vacantes para 24 bebés y sus madres en el jardín maternal que funciona dentro del establecimiento para los hijos de las trabajadoras.

Nunca, en más los más de treinta de historia del jardín maternal del Garrahan, se le había negado la vacante a un/a bebé lactante. El centro de salud tuvo que estar presidido por autoridades ligadas al macrismo para que eso sucediese. La decisión de los y las trabajadoras se enmarca en plan de lucha que incluyó un festival –el 11/9- y el envío de una carta documento para el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Ante la falta de respuestas, acudieron al recurso de amparo, que recayó en el Juzgado Contencioso Administrativo 23, a cargo del juez Francisco Ferrer.

Desde la asociación gremial que nuclea a los profesionales y técnicos del hospital, por medio de un comunicado, contaron que “hay al menos 24 madres trabajadoras del hospital de distintos sectores a quienes se le niega la vacante para el jardín maternal” y que “las trabajadoras vienen anticipando hace años a las autoridades que era urgente la necesidad de ampliación acorde a la dotación de personal” pero que “esto no fue una prioridad para el Consejo de Administración ni para la Dirección del Hospital”.

Las autoridades del hospital alegan que la falta de vacantes se debe a problemas edilicios. Desde la asociación gremial contestaron que “amamantar durante el horario laboral a demanda del bebé es un derecho de las trabajadoras mujeres y de sus hijos, que no se reemplaza con un sacaleche. La mayoría de las mujeres trabajan más de 7 horas diarias, sumado al tiempo de traslado desde sus hogares al hospital. Tener la certeza de que el bebé está recibiendo un cuidado de calidad, en manos de personal calificado, no se reemplaza por ninguna suma de dinero, ya que ofrecen eso como solución”.

En la carta documento que le enviaron a Larreta, Norma Lezana, secretaria general de la asociación gremial, denunció que “la privación de tal derecho a los/as hijos/as lactantes de las mujeres trabajadoras del Hospital no sólo contraría el espíritu del régimen que regula la existencia y funcionamiento del Jardín Maternal citado, sino que tampoco se ajusta a lo normado en el mismo”. Y agregó que esta situación “violenta los derechos esenciales de las mujeres trabajadoras y de sus hijos/as, consagrados en la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por ley 23.849, que dispone resguardar el interés superior del niño en toda medida de autoridad pública”.

El Hospital Garrahan depende en un 80% de Gobierno Nacional y en un 20% del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Trabajan allí 4.000. El edificio tiene una superficie de 113 mil metros cuadrados y las trabajadoras piden que se habiliten solo 55 y en forma temporaria (la normativa dice que debe haber 2.25 m2 por cuna) hasta que se concrete la ampliación.

Con respecto a las autoridades del hospital, Lezana detalló que “el presidente es el doctor Carlos Alberto Kambourian y lo acompañan la doctora Vanesa Díaz, la doctora Graciela Reybaud (ex ministra de Salud de CABA) y el doctor Adrián Saporiti. Kambourian asumió el 3 de mayo de 2017 y llegó en el marco de la reforma del convenio de financiamiento por el que la Nación asumió el 80 por ciento del presupuesto hospitalario y CABA el 20 por ciento restante, siendo que antes era 50 y 50. Kambourian fue designado directamente por el presidente Mauricio Macri. Desempeñó funciones como secretario de Salud de Pilar y como director del Hospital Pediátrico de Malvinas Argentinas y el Hospital de Odontología de Pilar. Era parte del sistema de salud en el cual cualquier vecino debía pagar un bono para acceder a la atención médica y esto mismo logró imponerlo en Pilar durante su gestión. Ya en el Garrahan, además del cuestionamiento por la falta de vacantes en el jardín maternal, los hemos cuestionado seriamente por no informar en qué gasta el millonario presupuesto, ya que desconoce la norma que lo obliga a informar los números del hospital, por lo que ya fue intimado por las y los trabajadores“.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz