Blindar la democracia

Un repaso de los hechos que vienen sacudiendo la realidad política de Ecuador, Chile y en especial Bolivia, siempre bajo la atenta mirada e influencia de los Estados Unidos, pone de relieve una alarma insoslayable. Luego del 10/12, la defensa de la democracia y las instituciones será sustancial para sostener al gobierno de la unidad y las mayorías.

Por Lalo Recanatini Méndez

ONE)
Viernes 18 de Octubre. Una “Invasión alienígena” copó las calles de Chile por el aumento desmedido en la tarifa del subte, en principio, y por décadas de desigualdad, pocas horas después. Muy lindo el cuentito del Modelo Chileno; “muy lindo el modelo chileno si no eres chileno huevón”, decía uno por la televisión. Piñera ve crujir el hielo bajo sus pies en medio del lago, y sin reacción política, y ante los primeros cascotazos, hace lo único que sabe hacer: llorisquear que están ante una guerra, y reprimir. Represión, cacería de humanos/alienígenas, cientos de ciudadanos con disparos de plomo y goma en los ojos, violaciones a los derechos humanos, vejámenes contra las mujeres. Casi un mes después, el jefe de Estado promete el oro y el moro, pero la protestas continúan, al igual que las cifras de muertos y heridos, los trabajadores se sumaron a las revueltas y están en permanente estado de alerta y movilización. Piñera reprime pero no renuncia. Piñera cede pero no renuncia. Piñera tiene a la policía y al ejército de su lado. La derecha argentina toma nota. La derecha boliviana toma nota. El Departamento de Estado, también.

TWO)
Viernes 8 de noviembre. Lula recupera su libertad luego de una decisión judicial del máximo tribunal de justicia del hermano mayor. #LulaLivre es tendencia mundial en Twitter, como reflejo de una exigencia planetaria. El presidente brasileño que no tenía título universitario ni hablaba inglés pero que impulsó el crecimiento con justicia social como ninguno en la historia, estaba en las calles. Un fantasma recorre Brasil, el tornero al que le falta un dedo, está de pie. Bolsonaro recibió la noticia y se golpeó la frente. No es para menos. La derecha argentina tomaba nota. La derecha brasileña tomaba nota. El Departamento de Estado, también.

THREE)
Domingo 10 de noviembre. Evo ganó por un puñado de votos, como ganó Macri en Argentina y como posiblemente lo haga la derecha en Uruguay en unos días. Pero si el que gana es Evo, hay fraude; si gana Macri, no. Almagro, el socialista más loco del mundo, mete a la OEA a meter la uña e impugna algunas actas y solicita una nueva elección. La noticia esperada por los sectores reaccionarios y antidemocráticos de allá y de acá. Si hay actas impugnadas, hay fraude, y si hay fraude ganan los que había perdido. Caos informativo, megamanija mediática a nivel global. Las fuerzas armadas bolivianas se pronuncian e invitan al legítimo presidente a “retirarse”. Evo se refugia en algún lugar del Chapare y alerta sobre un posible e inminente magnicidio. Mano tendida del siempre generoso pueblo mexicano y fin de la cita. Bolivia en manos de los golpistas y fanáticos religiosos, que se autoproclaman jefes del Estado. Trump celebra el derrocamiento. La derecha argentina toma nota. La derecha ecuatoriana toma nota. El Departamento de Estado, también.

(PARÉNTESIS)
La cobertura que realizan los medios masivos de comunicación, acá y allá, es afín a los intereses de los grupos dominantes de cada uno de los países. No hay reglas del juego. Periodismo de guerra, lo denominó un esbirro de Héctor Magnetto, hace un tiempo atrás. Urge, quizá como nunca antes, que los movimientos populares construyan usinas de información propias, afines a los proyectos políticos emancipadores de la región. Telesur es un ejemplo a seguir.

FOUR)
Martes 10 de diciembre. Se prevé una fiesta popular como no hubo en estos cuatro años de #MacriGato. Un presidente surgido del movimiento nacional y popular se va a calzar la banda presidencial rodeado de pueblo y respaldado por la mujer más amada y más odiada después de Evita. Los desafíos son infinitos. El daño y el desastre regado por la “Banda del Newman” es inconmensurable. “Gobernar es afectar intereses “, dijo Alberto y nos conquistó. Eso es la que va a tener que hacer el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner desde el minuto cero de su gestión de gobierno. Y si se sale de la norma regional y los intereses que afecta son los del 2 % de la población en beneficio del otro 98%, los antecedentes del vecindario regional no son los mejores. Para poder dar de comer, recomponer los salarios, estabilizar la economía, primera vamos a tener que volver a blindar la democracia porque la derecha argentina tomó nota y el Departamento de Estado, también.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz