La mirada(s) de los otros

Una breve reseña de la película “Historia de un matrimonio” permite poner en el centro del debate las relaciones materiales en el seno de la sociedad capitalista y los mandatos sociales impuestos por determinadas construcciones simbólicas.

Por Laura Fuhrmann

Como toda historia -en el campo de la narrativa nos referimos de esta manera solo a la sucesión de hechos que transcurren en un tiempo y lugar determinados- depende de la manera en que es contada, es decir, del relato que de ella se hace, “Historia de un matrimonio” (“Marriage Story”, película estadounidense de 2019, escrita y dirigida por Noah Baumbach) no escapa, sino más bien confirma, esta afirmación.

El film, recientemente estrenado, nos muestra a un matrimonio heterosexual -interpretado por Scarlett Johansson y Adam Driver, quienes tienen a un niño de 8 años-, en plena crisis y en vías de separación. De su relación marital hasta ese momento, nos vamos enterando, en principio, a través de la voz de los protagonistas, cada uno de los cuales escribe una carta al cónyuge, enfatizando fundamentalmente las virtudes del otro. Pero, apenas avanzado el relato, aparecen en escena agentes externos a esta pareja y que, sin embargo, cumplen un rol (tristemente) decisivo en el desenlace de los hechos: los abogados. Es a partir de esta intervención en la historia del matrimonio que el relato empieza a cambiar, al punto de que aquellos elementos que aparecían “romantizados” son puestos en duda, incluso, por la propia mirada de los protagonistas.

Dado que esta película, además de emotiva, es muy profunda, la crítica –o por lo menos gran partedel foco- trasciende lo antedicho y se hace extensiva a la familia como factor de poder y como espejo de las relaciones materiales en el seno de la sociedad capitalista. Y es aquí donde reside, posiblemente, el gran acierto del film: ¿hasta dónde somos capaces de llegar a través de nuestras genuinas decisiones y hasta qué punto no somos sino sujetos que repetimos, una y otra vez, mandatos impuestos como resultantes de una serie de construcciones simbólicas?

Lo que pudiera agregarse a partir de acá ya sería unspoiler. Tal vez solo convenga acomodarse en el sillón y ver de qué parte del relato está cada uno.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz