Apuntes sobre el poemario Horizontal

La escritora y editora Leticia Martin publicó un nuevo poemario sobre el amor, que no es como otros poemarios de amor, en el que el tiempo presente está suspendido y a la espera a que un amado vuelva de un viaje. Junto a la nota se publican un par de poemas de libro y los datos de la presentación (presencial).

Por Yamila Crescenzi. Foto portada: Alejandra Miguez.

La poesía amorosa suele tomar tres sendas: el recuerdo de lo que fue y dejó de ser, el destierro del desamor y la añoranza de lo que podría haber sido. Un pasado melancólico, un presente rencoroso y un futuro nostálgico. Sin embargo, horizontal, el nuevo libro de Leticia Martin editado por Niña Pez, nos muestra un cuarto camino para versar sobre el amor: un presente suspendido en la espera horizontal a que vuelva el amado de un viaje corto. No hay dudas sobre los sentimientos, no hay miedo a que no regrese, solo se presenta un conflicto, ¿qué hacer mientras hay dos mil ciento ochenta y seis kilómetros que les separan del beso y del abrazo? Escribir poesía para dejar que el otro disfrute Belo Horizonte y para menguar el letargo yaciendo, nos dice la autora, quiero ser breve/ dejarlo disfrutar/ tal vez por eso escribo.

La escritura se sucede en días lluviosos, con cortes de luz, mirando el cielo raso y descubriendo la estructura que hay por encima de una habitación a la que le falta alguien. Una fatal coincidencia entre la vida y la fatiga de la espera que se despliega en los títulos de cada poema, números que muestran el transcurrir de minutos, horas y días. ¿Qué hacer mientras hay dos mil ciento ochenta y seis kilómetros que les separan del beso y del abrazo? Estar cerca del amado lejano rescatando las medias mojadas que dejó en el aeropuerto, poniendo bajo la almohada su pijama, hablando con sus seres queridos y escribiendo estas estratagemas que desnudan la cotidianidad del amor.

Fiel al estilo al que nos tiene acostumbrados Leticia Martin, las estrofas pasan de una a otra sin mayúsculas, nada está por encima de nada, todo se sumerge en el mismo arco de importancia. El tiempo lo marcan los versos y no los signos de puntuación salvo por una única «coma» que solo una plegaria de protección puede obligarla a interrumpir el fluir de su poesía, un momento de fragilidad, de serena desesperación: si hay un santo cerca/ que lo cuide/ que tenga ese cuerpo, por favor/ la humanidad que guarda/ mi esperanza/ mi sueño y/ mis pasiones.

Otro poema nos exhibe más juegos poéticos: una vez fueron veinte días/ y antes de él/ viví sin él/ ¿/ pero puedo vivir sin/ después de/ ? Los signos de interrogación son versos en sí mismos separados de aquello que completa a la pregunta, irreproducibles en voz alta, impactan en silencio y los versos siguientes, ¿afirmaciones?, esperan qué harán los signos con ellos.

Esos gestos sencillos son los que hacen de este poemario una acción en sí misma sobre el amor y la poesía, hay que leerlo y esperar horizontal que la sutil profundidad de lo (no) dicho penetre, esperar a que llegue ese resto que se escapa en lo directo de la escritura de Leticia Martin. La lectura es suspendida como el presente de estos amados.

El poemario de Martin fue publicado por Niña Pez.

horizontal tendrá su presentación el sábado 20 de marzo de 2021, a las 19.30 horas en La casa del Árbol, donde la espera para encontrarnos este libro habrá terminado.

Los poemas citados completos, un regalo final:

5

belo horizonte

capital

del estado de minas gerais

sureste de Brasil

montañas

y la belleza de un estadio

si hay un santo cerca

que lo cuide

que tenga ese cuerpo, por favor

la humanidad que guarda

mi esperanza

mi sueño y

mis pasiones

lo frágil

que vuelvo sin él

6

¿

podría vivir

sin él

más de una semana

?

¿

cuánto tiempo

aguantaría

estar sin

?

una vez fueron veinte días

y antes de él

vivía sin él

¿

pero puedo vivir sin

después de

?

25

es de día y salgo

corriendo a todo

cruzamos audios

su voz es un volcán

en erupción

escucho varias veces sus palabras

quiero ser breve

dejarlo disfrutar

tal vez por eso escribo

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz