“Mis obras están llenas de preguntas”

Mariela Asensio es actriz, dramaturga, directora y docente. Hiperactiva, dirige dos obras en cartel y tiene otra lista para estrenar. Sus influencias, su carrera, la improvisación, el bloqueo artístico y el proceso creativo.

Texto y diseño de portada: Ramiro Abrevaya

Mariela Asensio tiene un recorrido tan grande y una obra tan vasta que se torna difícil seguirle el tranco. Por momentos llega a tener, simultáneamente, tres o más obras en cartel, incluso fuera de Argentina (donde vive) como ser en Costa Rica, Colombia, México y Uruguay. Ella misma en su cuenta IG se define como “Creadora. Hacedora. Persistente. Hago teatro” pero su biografía pondría ser “Actriz, performer, dramaturga, directora y docente”.

Asensio es punta de lanza de su generación con una producción imparable con la que que forjó un estilo único y propio, donde conviven la ironía, el pop, el rock y lo bizarro, con un manejo quirúrgico del fino límite entre el drama y el humor, y mucha, mucha sensibilidad social.

Forma parte de la Fundación Carlos Somigliana (SOMI), que tiene a su cargo la dirección del Teatro del Pueblo, estudió en la Escuela Nacional de Arte Dramático y de manera particular con docentes como Laura Bove y Mauricio Kartun. Su presente está fragmentado entre la dirección de una obra de Susi Torres Molina en el Cultural San Martín, el estreno de “La casa oscura” como autora y actriz, y la dirección de “El Arrebato” en Bahía Blanca, en el marco de la comedia municipal donde ganó el concurso de la edición 2020.

Luz de neón, activismo feminista, Los redondos, Madonna y el humor como fuerza, Asensio conversó con Kranear.

¿Cuál es tu primer recuerdo infantil que creas que te marcó el camino teatral?

Cuando leí el niño envuelto de Elsa Bornerman, supe que contaría historias en el futuro.
También ver teatro me abrió mucho mundo, mamá me llevaba mucho al teatro cuando era chica. No me acuerdo exactamente qué obras eran, pero sí recuerdo lo que sentía al verlas: ganas de estar ahí.

¿Cómo fue tu primera vez en un escenario?

Yo bailé en público desde muy chica en distintos escenarios, pero voy a contar la primera vez que lo hice actuando teatro. Fue en el marco de una muestra de fin año en el taller de teatro que coordinaba mi maestra Laura Bove. Hice la obra breve “Si tengo suerte de Griselda Gambaro”. Tendría unos 15 años. Recuerdo fragmentos de ese momento con mucha nitidez. La ropa que usaba, el escenario, y por sobre todo la tremenda adrenalina que me atravesaba por completo. Estaba aterrada con la idea de olvidarme el texto. Fue hermoso y tremendo a la vez. Fui feliz.

¿Cuándo sentiste que se profesionalizó tu carrera teatral? ¿Identificás un hecho concreto?

Yo me sentí profesional desde siempre. Quizá porque mi vocación está desde que me acuerdo que existo. Para mí el teatro siempre fue un tema central.

Sos autora, directora y actriz. ¿Te hallás mejor en alguno de los tres roles?

En la creación. Yo podría no actuar, pero nunca podría dejar de crear. Por lo que escribir y dirigir es para mí como respirar.

“Contra todo” es una de las obras dirigidas por Asensio.

¿Se mezcla o no, públicamente, la política y el arte?

Todo es política. Lo personal es político. Habría que diferenciar política de partidismo. Lo que a mi no me interesa es bajar línea, volverme un panfleto de mis propias ideas. El arte debe prescindir de moral y manifestarse mas allá de todo. Siempre aparecen las ideas a nuestro pesar. No quiero aleccionar, quiero generar espacios de reflexión, interpelar. Tengo más dudas que certezas. Mis obras están llenas de preguntas. Quiero producir pensamiento crítico.

Uno sale de tus obras con el estómago revuelto y no sabe si es por la risa, por la angustia o por ambas. ¿Está buscado ese golpe? ¿Cómo nace ese estilo?

Yo hago el teatro que puedo. El que me sale. No estoy pensando en generar tal o cual sensación. El estilo es algo que está, pero que siempre es mejor que analicen las otras personas. Es difícil hablar de una misma con claridad. Yo se hacerlo, no explicarlo. Intuyo que hay algo en mi tratamiento sobre lo que me duele, que nunca solemniza. Encontré en el humor una fuerza. Y eso se refleja de alguna manera.

¿Sos muy obsesiva con la etapa de ensayos, o das margen a la improvisación durante la obra?

Si me pongo técnica tengo que decirte que no trabajo sobre la improvisación. No es esa mi forma en ninguna instancia del trabajo. Pero a la vez, también es cierto que todo el tiempo se está improvisando en el teatro.

¿Cómo vivís, generalmente, el proceso creativo? ¿Qué emociones te invaden? ¿Sos ansiosa para cerrar los textos de las obras cuando las escribís, o les das tiempo para que se acomoden?

A mí el ejercicio de la profesión me fue mejorando. No soy la misma hoy que hace diez o quince años. Fui templando muchas cosas y aprendiendo muchas otras. Puedo decir que el laboral es mi mejor perfil, porque es donde más elástica y permeable soy, sin perder mi pragmatismo.

¿Un consejo para evitar el bloqueo creativo?

Domar el ego. Siempre digo que el ego es el problema de todo en materia creativa. Cuando hablo de ego mal colocado no me refiero solo a creerse mil, sino también a sentirse la peor del mundo. Todo es ego. ¿Cómo domarlo? hay muchas maneras. Un tip para empezar es romper la idea del gusto. El gusto es una construcción cultural basada generalmente en la cultura capitalista y patriarcal. Aprendemos a gustar de determinadas cosas, y después queremos gustar siguiendo la misma lógica aprendida. Cuando entendés que el gusto es tan solo una variable y no el fin en sí mismo, empezás a mejorar tu ego y a ser más feliz. Cuando dejás de esperar que las cosas te gusten, abrís canales muy copados y percibís otras cosas. Se expande la mirada.. Lo mismo vale para tu propio trabajo. Ya no tiene sentido gustar. Hay mejores cosas para hacer que eso.

Arte y entretenimiento, ¿pueden convivir?

Por supuesto. Solo basta con ir una tarde el Museo de Arte Moderno con hijes por ejemplo. La pasan bomba. Flashean todo y se divierten.

¿Cómo te trató el 2020 pandémico y de encierro a nivel creativo y laboral?

En mi caso particular laboralmente me fue bien. pero soy consciente de que soy una privilegiada porque en términos generales la gente la paso muy mal con lo económico y en el trabajo. Anímicamente tuve y tengo momentos, como le pasa a todo el mundo. No tengo nada muy original que aportar al tema. Creo que es una pesadilla, de la que intentamos salir mejores.

¿Proyectos para el 2021?

Voy a dirigir una obra de Susi Torres Molina en el Cultural San Martín. Estreno La casa oscura como autora y actriz, sigue en cartel el Arrebato en Bahía Blanca, obra que dirigí en el marco de la comedia municipal. Y estoy trabajando en un nuevo proyecto creativo para la virtualidad con mis talleres de creatividad.

Asensio es actriz, directora y dramaturga.

Vamos con l@s Nº1 de Asensio.

EL/LA prócer de teatro argentino: Mi maestra Laura Bove porque me enseñó lo más importante: la prepotencia de trabajo.

EL/LA prócer de teatro internacional de todos los tiempos: Madonna. Jajaja.

EL/LA dramaturg@: Susana Torres Molina

EL/LA director@: Wim Wenders

EL/LA actor@: Tilda swinton

LA Obra teatral: Hamlet

La Novela: La reina del sur

EL/LA Escritor@: Alessandro Baricco

LA Peli: Las alas del deseo

EL/LA músic@: Laurie Anderson

LA canción: Nuestro amo juega al esclavo

LA Bebida sin alcohol: Café

LA Bebida alcohólica: Vino tinto

LA Comida: Vegana

EL Postre: Vegano

LA Ciudad: Florencia

LA Obra escrita por Asensio (no vale decir “La que está por venir”): Lisboa el viaje etílico

Cuenta de Instagram: https://www.instagram.com/marielaasensio

La agenda de obras de Mariela Asensio se puede seguir acá: https://marielaasensio.com. En este momento está abierta la inscripción a la 5ta edición de su taller de estímulo creativo “LO POÉTICO EN LO COTIDIANO“. Los y las interesadas deben darse una vuelta por acá: https://marielaasensio.com/lo-poetico-en-lo-cotidiano/

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz