“RT y like no son fama ni mucho menos amor”

Diego Mancusi escribe en la Rolling Stone y como tantos otros acude a Twitter para buscar y chequear información. Es de lo que creen, también, que la clave para no intoxicarse con lo más rancio y violento de la red es tener buen sentido del humor, un registro que maneja con maestría. Es el entrevistado número catorce de la sección #BarroTwittero

Por Kranear

Se trata de la plataforma social de mayor virulencia, chicanas y manejo de la ironía, donde políticos, periodistas, operadores de todo pelaje, artistas y millones de mortales no solo buscan información, tendencias -hasta la irrupción de Instagram, también levante-, sino también, y en especial, adrenalina, el minuto a minuto y una buena dosis de violencia discursiva. En esta sección, invitamos a hablar a los que saben, a los que están ahí adentro, en el barro, gran parte de su día.

Diego Mancusi tiene 41 años, es periodista e instructor de boxeo. Se crió en Wilde y es hincha de Independiente. Escribe sobre música y espectáculos en la revista Rolling Stone y el diario La Nación, y también conduce el programa Remeras Rockeras por Nacional Rock. Antes trabajó para Clarín, MTV, Playboy, Much Music, Rock & Pop, entre otros medios. En 2018 oo-escribió Operación Sinatra (Aguilar).

Diego creó la cuenta https://twitter.com/diegomancusi en 2010, hoy tiene 28 mil seguidores y aparte, la cuenta verificada, un estado que le permite, entre otras ventajas, publicar videos de más de 2.20 minutos. Se trata del invitado número cartorce de la sección Barro Twittero.

¿Qué es Twitter para vos y qué se juega ahí adentro?
Antes que nada lo entiendo como una herramienta para informarse en tiempo real, por cosas que uno lee en cuentas de medios y rumores que después sí o sí hay que chequear. Pero también disfruto bastante la competencia de ingenios. Desde hace tiempo trato de no discutir ni pelear, aunque cada tanto me traiciono.

Hay días en los que posteas mucho más que otros, ¿a qué se debe?
Disponibilidad de tiempo, temas de conversación que me inspiran más que otros, cosas que uno tiene para difundir y desconexiones a las que me fuerzo cuando veo que la cuestión se empieza a poner tóxica.

¿Sufriste alguna adicción similar al Twitter?
Lo veo más como un pasatiempo que como una adicción. En ese sentido me cambió mucho la perspectiva tomar plena conciencia de que las redes están pensadas para que uno se enganche: la idea de verle los hilos me sirvió bastante para controlar el uso. De todas maneras, como decía, tengo mis patinadas.

Una mini guía de buenas prácticas para un compañero/a.
Bloqueá a quien se te antoje por el motivo que sea, no tenés obligación de discutir con nadie, casi siempre a uno lo aplauden los propios y lo putean los ajenos, RT y like no son fama ni mucho menos amor.

¿Cuáles son los tuits que mejor funcionan, que más alcance tienen?
Los humorísticos. Otros que funcionan bien son los indignados pero trato de abstenerme de esos todo lo que puedo. No siempre me sale.

¿Se le contesta o no a una cuenta troll?
No. Justamente de eso viven: de buscar interacciones que les valoricen las cuentas.

¿Interactuas con tus seguidores?
Todo lo que puedo. Esa es la gracia de Twitter: conversar, no ir a “impartir sabiduría” dando por sentado que tenés un público atento.

La lógica de chicana permanente de la red es una invocación a que se nos suelte la cadena ¿Te pasa? ¿Bloqueás cuentas?
Bloqueo muchísimo, incluso a gente que no me habla a mí. Me impongo no leer respuestas a tuits que no son míos, pero si lo hago y leo a alguien diciendo algo que considero una estupidez irrecuperable o una canallada, lo bloqueo inmediatamente, así me aseguro no tener que interactuar jamás con esa persona. De la misma forma celebro que me bloqueen a mí si les parezco un imbécil.

Le das duro al macrismo, a su cinismo, sus lógicas destructivas. ¿Estrategia para despertar conciencias o puro desahogo ante tanta demencia?
Es más desahogo e impulso que algo que pretenda cambiar el mundo. Lo hago seguido con el macrismo porque no coincido con ellos en nada nunca, pero me comporto igual cuando el kirchnerismo reprime laburantes como lo hizo hace días en el Puente Pueyrredón: me da bronca y no me sale no expresarlo. Es una puteada al aire pero digital, no mucho más que eso. Como decía antes, le tengo escasísima fe a Twitter como medio para despertar conciencias: casi siempre uno termina predicando en el coro, o sintiendo que hizo algo súper noble cuando nomás tuiteó al respecto, se ganó mil likes y cerró el día pipón de altruismo. Como desfile de buenas intenciones me funciona, como instrumento de transformación un poco menos (aunque tengo que reconocer que la generalización del feminismo en Twitter me sirvió muchísimo y me dobló la cabeza para bien).

¿Crees que la plataforma tiene alguna utilidad social?
Lo que decía más arriba: sirve para generar cierta pertenencia por afinidad y para ejercitar tu ingenio. Si lo sabés controlar es divertido, si se te va de las manos te arruina la mente.

¿Twitter hace negocio con la polarización?
Desde ya, es la clave misma de su negocio: hacerte sentir bien con el like de los propios y hacerte engranar con la puteada de los ajenos. Las dos cosas van a hacer que vuelvas cada vez más seguido.

Qué te pareció la decisión de la corporación de bloquearle la cuenta a Trump luego de su llamado a tomar el Capitolio, en Washington, en enero del 2021.
Siento que sirvió más para darle de comer a los fascistas que lloran por su libertad para decir que hay que matarte por zurdo que para prevenir violencia. No creo que haya generado nada positivo.

¿Está sobrevalorada la incidencia de la red en la opinión pública?
Terriblemente. Si me quedaba alguna duda lo terminé de confirmar el otro día, cuando fue TT Ella Fitzgerald.

¿Cómo te imaginas dentro de Twitter la campaña electoral que arranca en un mes?
Twitter es una campaña electoral sin fin. La campaña propiamente dicha la veo como una intensificación de lo que pasa todos los días: chicanas que van y vienen, discusiones sobre cosas que en realidad nunca pasaron o que no le mueven la aguja a nadie, el oficialismo metiendo épica, el macrismo destruyendo sin que le importe nada, la izquierda denunciando y los liberales y todo ese mejunje de la derecha adolescente queriendo ser picantes.

Dos cuentas recomendadas.
En @postopinion_es siempre encuentro algo para leer. Y todos los días entro al perfil de @hoaxeye a ver sus chequeos de fotos, videos y noticias que circulan.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz