Cristina Keloke

La vicepresidenta de la Nación lo hizo otra vez: con solo un fragmento de su discurso en un acto oficial, no solo impuso agenda política y mediática, sino que iluminó uno de los tantos pliegues de la Argentina profunda, al mencionar al joven artista bonaerense, L-Gante, y su relación con el programa Conectar Igualdad.

Por Mariano Abrevaya Dios

La alusión que Cristina realizó en relación al cumbiero y trapero de General Rodríguez, partido del oeste del conurbano bonaerense, tuvo que ver con el marco del acto oficial, en el que el municipio de Lomas de Zamora entregó diez mil dispositivos digitales, o tabletas.

L-Gante, en una entrevista de marzo de 2021, con el programa Caja Negra del canal de Youtube FiloNews, había contado que su tema más conocido lo grabó con “la computadora del gobierno y un micrófono de mil pesos”, y la vicepresidenta, entonces, desde arriba del escenario ponderó el programa Conectar Igualdad, creado para efectivizar el acceso a derechos educativos y recreativos de millones de pibes y pibas, dentro y fuera de las escuelas, con la entrega de computadoras que en los hechos redujeron de manera notable la brecha digital entre los alumnos que pueden pagar un dispositivo electrónico y los que no, y de esa manera materializar, por lo menos en parte, una de las banderas del peronismo: la justicia social.

El acto institucional, del que participaron también el intendente Martín Insaurralde y el gobernador Axel Kicillof, se realizó a seis años del día que la misma Cristina entregase la computadora número 5 millones del programa Conectar Igualdad, un instrumento igualador que la Alianza Cambiemos, durante su gestión, desarticuló, y que ahora, con el Frente de Todos en el gobierno, se volvió a poner en funcionamiento.

Cristina mencionó a L-Gante y parte de la prensa, la política y la ciudadanía fueron a ver quién es este pibe, que ahora anda de gira por España y México, batiendo récords de audiencia, que rapea, perrea las caderas junto a pibes y pibas de su barrio, que balbucea un lunfardo incomprensibles para muchos, que cuenta una realidad desconocida, o fuertemente estigmatizada, producto de los prejuicios que sufren quienes habitan los barrios populares del conurbano, y también en la Ciudad, territorios que están fuera del radar mediático que que imponen los sectores medios y altos, con sus intereses, mezquindades y temores, y que irrumpen solo para mostrarnos casos de inseguridad, tragedias o historias de realización personal o mejor aún, desgarros, pobreza, hambre y exclusión.

Bueno, no.

Con políticas públicas que promueven y generan oportunidades, te brotan pibes como éste, que antes de ser famoso, y ahora también, visita en un barrio de su distrito junto a su banda de amigos y productores y mete un show, le corta el pelo a los más chicos, aporta las facturas y la chocolatada para una merienda masiva, baja mercadería. Es un pibe que no se olvida de su origen, ni de los suyos. Debajo de las sogas que le cuelgan del cuello y los tatuajes que le marcan la piel morocha, y el pecho, suele tener remeras de Argentina, la cara del Diego, el diez de Messi.

Cristina mencionó a L-Gante, Trueno y Wos, otros dos raperos, todos muy jóvenes, y exponentes de una generación que consume esos géneros que nacieron hace un par de décadas en los barrios pobres y negros de los Estados Unidos, y que acá fueron readaptados a la realidad y búsquedas estéticas de esos mismos pibes y pibas, en los centros urbanos como la CABA, pero también en los suburbios. Todos hemos visto a alguno de ellos tirando rimas en un tren, o subte, o escuchó hablar o vio en una plaza las denominadas Batallas de gallos, en las que justamente, un duo de pibes o pibas improvisa rimas al calor de la ronda de pares que celebra las intervenciones más picantes o audaces con gritos y aplausos.

L-Gante hace unos días le dio una entrevista a Clarín, medio que lo fue a ver al barrio, producto su vertiginoso crecimiento, y se le pegó por unas horas para poder contar su cotidianidad. En las últimas horas subieron un avance del trabajo periodístico a su cuenta oficial de Instagram, y gran parte de la audiencia del medio se despachó con comentarios clasistas, racistas en contra del pibe, sus letras, su modo de vestir, su barrio, la pobreza. Él puso un comentario en el posteo, que se hizo viral, en el que le pega un palo a los lectores del diario -con altura y hasta desdén- por prejuiciosos y por subestimar a la gente humilde.

L-Gante tiene 21 años, vive con su madre, va a ser padre dentro de poco, y suma 1.76 millones de suscriptores en su canal de Youtube. Si bien se define como cumbiero, canta y baila rap y trap, con un estilo muy personal, tanto en el ritmo, como en su voz, pastosa, pesada, como el humo de la marihuana que menciona una y otra vez en sus temas. Grabó con Damas Gratis, DT Bilardo, Dillom, Néstor en bloque y Fidel Nadal, entre otros y otras artistas. Hace unos días lanzó “Tu reo”, una canción de arreglos folklóricos que en sólo siete días ya superó los tres millones de visitas, y hace unas horas nomás se lo vio dentro del Camp Nou, el estadio del Barcelona, en el marco de la gira que está haciendo por allá.

Cristina sacude el tablero político cada vez que habla, porque hoy le toca hacerlo cada tanto, y ya no todos los días, y cuando aparece, y dispara, emociona, contagia, enamora e ilumina.

Entrevista del programa Caja Negra: 

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz