Adiós a la campera de cuero

La muerte del cantante Pil Trafa, sumada a la de otros dos rockeros, Palo Pandolfo y Willy Crook –aparte de Charlie Watts-, generan tristeza y la ratificación de un asunto esquivo: la finitud de la vida. Un repaso de la carrera del ex cantante de Los Violadores y el anhelo de que los tres –con Charlie Watts en la batería, por qué no- se estén juntando a tocar en alguna parte.

Por Rodrigo García

La muerte de un músico suele generarme una serie de sentimientos; lo primero que siento es tristeza, porque ese músico seguramente formó parte de la banda de sonido de mi vida. Y lo segundo tiene que ver con pensar en el paso del tiempo, sobre todo cuando el músico anda rondando la edad que uno tiene. Aunque a veces creemos que los músicos son eternos, bueno, no. Pero su música sí.

Este 2021 ya se llevó al cielo de los músicos a varios queridos: Willy Crook murió a los 55 años, el 27 de junio. Y Palo Pandolfo el 22 de julio, a los 56.

A Willy no me tocó verlo en vivo en su etapa como saxofonista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, pero si lo vi como invitado de ellos en Mar del Plata allá por el año 1999, y disfrute de los discos de su banda: Los FunkyTorinos. Sin dudas fue referente local del funk.

Palo Pandolfo fue un emblema del rock nacional, ese de los 80, donde estaba todo por descubrir. Lideró la banda post punk llamada Don Cornelio y La Zona, y luego formó Los Visitantes, y compuso y cantó el tema «Ella vendrá», que tanto escuchamos y seguimos escuchando. Recibió en 1995 el Diploma al Mérito de los Premios Konex, como uno de los cinco mejores compositores de rock de la última década en Argentina. Apenas unos días antes de su muerte, Palo estrenaba el tema “Tu amor” con Santi Motorizado y tenía ya programado un show en septiembre. Nada hacía prever este final. Además le puso voz a un gran programa del canal Encuentro: “Quizás porque”, un ciclo documental que recordaba los hitos del movimiento rock en la Argentina, haciendo foco en experiencias y anécdotas e historias de los artistas.

Hace unos días, le hicieron un merecido en Caballito, por iniciativa de la junta comunal y un grupo de vecinos. La Bersuit tocó en vivo.

Hace unos días se fue Pil Trafa, una muerte que me dolió mucho. Pil (Enrique Héctor Chalar) ex líder de Los Violadores y actual de Pilsen. Fue el fundador del punk en la Argentina, fue un rebelde de verdad, y en una época donde ser rebelde te podía llegar a costar la vida. Siempre tuvo una postura muy crítica con respecto a las políticas de Estado, nunca se alineó a un partido político, y fue una persona muy coherente en su forma de pensar y hablar.

Sufrió censura con su banda Los Violadores, muchas veces en los afiches solían aparecer con el nombre “Los Voladores”. Pil era una persona muy leída, incluso cuando se enteró que iba a ser padre, hace pocos años atrás, se puso a leer psicología infantil y llegó a decir que Freud lo saca de quicio.

Pil Trafa y sus violadores trajeron el punk al país, mientras en Londres los Sex Pistols cantaban en contra de la Reina. Los Violadores estaban lejos de las metáforas de Serú Giran en “Alicia en el país” o León Gieco y su “Solo le pido a Dios”; ellos cantaban muy bajito, declaró Pil una vez.

Ellos subieron el volumen y cantaron sin pelos en la lengua lo que se vivía en la Argentina a comienzos de los 80. Sin ir más lejos, en el 81 tocaron en el Auditorio de la Universidad de Belgrano y se produjeron varios disturbios cuando sonó “Represión”, La banda terminó detenida en la comisaria 33 de Núñez. Pil quedó con el rosto irreconocible por la golpiza que le dio la policía.

Días después la periodista Gloria Guerrero escribió una dura crítica contra Los Violadores acusándolos de violentos e invitarlos a que se fueran a Inglaterra, ya que por “culpa” de ellos cerraron un lugar donde tocaban entre otros músicos… Raul Porchetto.

Los Violadores llevaron su punk podrido hasta Chile y la gente coreó “Represión” en plena dictadura de Pinochet, lo que les costó que los carabineros (policía chilena) les secuestraran sus pasaportes y recién una semana después pudieran cruzar la Cordillera, tras la intervención de la Embajada Argentina.

Pil Trafa tendría otro encontronazo con la ley: en la disco Látex de San Miguel, el grupo parapolicial PROLATIN entró al camarín de Los Violadores en un procedimiento ordenado por el juez Piotti, en busca de drogas. Hubo 353 detenidos y retuvieron al grupo cinco días en una comisaría de Bella Vista.

No fue fácil la vida de Los Violadores y menos para Pil que después de varios años de sufrir el alcoholismo, se radicó en Perú, donde finalmente murió a sus 62 años.

En una entrevista que le hice en 2015, me decía esto acerca de la juventud de hoy comparada con la de los 80: “Este es un mundo completamente diferente al de esos años, por esa razón salen jóvenes diferentes, la tecnología nos tiene a todos un poco hipnotizados, debemos dosificar nuestra horas sobre tabletas, computadoras y celulares”.

Pil Trafa ha sido un luchador, el primero en denunciar la represión y los crímenes de la dictadura. Y se peleó con todos los músicos argentinos.

Y como para cerrar esta nota luctuosa. La muerte que sin duda conmovió al mundo ha sido la partida de Charlie Watts, el histórico baterista de Los Rolling Stones, acaso el menos stone de los stones. Pero el más querido por todos. Todavía recuerdo los casi más de 5 minutos que lo ovacionamos las más de 70 almas que estábamos en el Estadio River Plate aquel verano del 95.

Un músico exquisito, fino. Siempre me llamo la atención su forma de tocar la batería, esa muñeca doblada, el hecho que haya sido un jazzista más que un roquero, hicieron que el sonido de los Rolling Stones sea sonido diferente.

A sus 80 años, el corazón de Charlie dejó de golpear, y por suerte su redoblante seguirá en nuestros corazones por siempre, como ahora resuena en mi cabeza el comienzo de “Paint it black”.

La banda se va formando, Palo toca la guitarra y canta, Charly le da ritmo y Willy toca el saxo.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz