Filosofía

Proportion

Meritocracias o cómo trepar a un árbol

Con pandemia, en el tránsito de la nueva normalidad, un sector de la sociedad insiste con el mérito y el esfuerzo personal como modelo de vida y acceso al éxito. Para un meritócrata el triunfo no es alcanzar o lograr lo pretendido, sino saber que otros no lo pudieron, y ese es el sentido de la sentencia “a mí nadie me regaló nada”. El Estado, por su parte, avanza pese a todo con su rol igualador.

Proportion

¿Quién dijo el otro?

En la nueva normalidad puede palparse una crisis de la subjetividad, experimentada por la angustia de reconocerse como parte de una otredad. Donde cada sujeto se asumía como centro, frente a la insoslayable realidad de su finitud, ahora vive su propio aparecerse como algo otro. Ninguno es imprescindible ni tampoco ombligo de nada.

Proportion

La acción social

Una reflexión sociológica permite inferir que algunos sectores de la población, en el pico de contagios de la pandemia, suponen que no se infectarán en una manifestación, ya que su cualidad como sujeto está vivenciada desde una posición moral de autorreferencia. Esto corre tanto para los anticuarentena que realizaron una quema de barbijos en el Obelisco, como para el diputado nacional que en Twitter llamó que los “ciudadanos libres” a tomar el Congreso de la Nación, en nombre de la República.

Proportion

Los normales

En su primera entrega, el autor de la columna, Esteban Dipaola, propone pensar(nos) con lo contemporáneo, con nuestro lugar en el presente, y ofrece un ejercicio de reflexiones para una pospandemia que nos posibilite interrogarnos acerca de qué hacer con los restos de lo que fuimos y empezamos a ser.