El Primer Ministro que nace al borde del abismo

La crisis de la economía mundial, las deficiencias de un gobierno de coalición con eje en el peronismo -pero sin ser conducido por el mismo peronismo, como resalta el autor de la nota-, más la siempre vertiginosa política de nuestro país, el mejor del mundo, fungieron como un coctel explosivo e impredecible para que el hombre fuerte de Tigre, con la venia de CFK, juegue el partido de su carrera.

Por Periodismo Gonzo

GUAN: El sueño eterno progresista de contar con una democracia parlamentaria que incluya la figura del Primer Ministro se dio seguramente no como lo viene proponiendo el Dr. Zaffaroni, sino de hecho, a las patadas, de un modo desprolijo, tal como suelen ser los cambios en estos rincones del orbe.

Habrá que ver a partir del rodaje de la nueva función, si efectivamente se puede parangonar la función con sus pares (figura que usualmente cuenta con el respaldo final de un monarca en el que reside la soberanía, no vale hacer chistes) y si efectivamente el sistema tal y como está incorpora la novedad de manera medianamente orgánica o todo quedará en otro intento más de evitar el naufragio de -otra novedad que no funcionó-, un gobierno de coalición con eje en el peronismo, pero sin ser conducido por el mismo peronismo. En caso de que el experimento funcione, será un capítulo aparte, tarea propia de psicólogos y politólogos, interpretar qué quedó de la figura presidencial y cómo la primera magistratura, encarnada en Alberto Ángel, asume su nuevo rol.

CHU: Por lo pronto, los llamados mercados (cinco señores llamados Mercado reunidos en una mesa de arena) dieron su beneplácito inicial al anuncio del nombramiento del SUPERMINISTRO. La marcha imparable del dolarazo solitario se detuvo en seco, las máquinas de remarcar descansaron por unas horas, y en breve veremos si llegan a enfriarse o vuelven al rojo vivo como sucedió la semana pasada.

Por lo pronto, esta señal abre dos lecturas posibles. La primera es que en medio del vendaval al único postulante del tridente gobernante que los sectores de poder toleran es al ex intendente de Tigre, posiblemente su opción dentro del Frente de Todos; las otras alternativas van todas por afuera y abarcan la derecha dura hasta la locura ultra neoliberal. Tal vez la conciencia de que estas alternativas que traspasan la pared por derecha conlleva el inconveniente probable de una situación social explosiva que el peronismo, al menos en los papeles, en su versión más liberal tendría capacidad de conducir.

Segunda lectura posible: frente a la cada vez menos alternativa elección, en una muestra de pragmatismo terrenal, que choca contra la caricatura boba que construyeron los escribas de la elite, Cristina opta por habilitar el avance de la versión más marketfriendly, bajo la reactualización de aquella famosa frase: “Sergio Tomás será un hijo de la embajada, pero es NUESTRO hijo de la embajada”.

TRI: Como consecuencia lógica de la salida por arriba del laberinto de inmovilidad y flacidez tan cara al progresismo, CFK opta por la salida por arriba. Atrapada por un poder ejecutivo unipersonal que no cumplió con las expectativas y desaprovechó ese caudal de popularidad inigualable e irrepetible que le otorgaron las primeras acciones contra la pandemia (“con el 80% de imagen positiva podías modificar la Constitución, promover la renovación de la Corte Suprema y cambiar el pabellón nacional por la divisa de Argentinos Juniors sin mayores sobresaltos”, al decir de uno de los mejores consultores de ComPol del continente).

Por tanto, en términos políticos, la movida de Cristina tiene la cuota de audacia que permite maniobrar entre las escasísimas opciones que el momento ofrecía. La verdad se sabrá en algún momento, pero todo parece indicar que las eran prácticamente nulas. ¿Frente a esas circunstancias, la vice juega la ¿única? ¿última? carta disponible no en la mano, sino en el mazo. Y ahí es donde se revela la inteligencia de la jugada, tratando de hacer el mejor partido posible con el escasísimo margen de maniobra que queda con un año y medio de por medio hasta el lejanísimo octubre del 23. Habrá que ver cómo resulta la jugada, la moneda está en el aire y ella tiene pergaminos suficientes como para generar expectativas positivas, no obstante, no viene mal refrescar aquel refrán “El que juega por necesidad, pierde por obligación”.

FOR: Todo está tan revuelto, en un mundo difícil que alberga a uno de los países más complicados del globo que, aunque la jugada del Primer Ministro salga bien, mandinga no meta la cola, la economía se encarrile, el presidente se resigne pacíficamente a jugar con Dylan y el tablero político se estabilice, siempre quedará larvando la posibilidad, la tentación, la exigencia de que el heredero se fagocite a su mentor. Es una movida de manual, aquí no hay buenos ni malos, simplemente pasos a seguir. Todo podría precipitarse si la situación judicial de la vice se complica, dando lugar a un escenario institucional y social de carácter volcánico. Si esto sucediese habría que darle la diestra a la derecha vernácula por haber logrado en la misma jugada una carambola proverbial, generar la implosión del peronismo desde sus propias entrañas y obtener la foto tan anhelada de la hija de Ofelia con casco, chaleco y pijamas rodeada de policías federales en plena madrugada. Por el bien de todos, ojalá, la última jugada sea la del gol del campeonato. Que “La Mano de D10s” nos acompañe.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz