“Nosotros tenemos la responsabilidad de buscar soluciones para nuestra gente”

Nayla Loitegui es comunera del Frente de Todos en Lugano, Soldati y Riachuelo. Kranear conversó con ella sobre el conflicto con el gobierno porteño, por el recorte de la ayuda alimentaria para los barrios de la zona, que derivó en una movilización, un acto y un plan de lucha.

Por Mariano Abrevaya Dios. Fotos y videos: Frente de Todos comuna 8.

Algunos de los que estuvieron en la movilización aseguran que se trató de un hecho histórico, y que la foto de la columna de unos seiscientos vecinos y vecinas, con banderas, paraguas, bombos y redoblantes, aparte de carteles escritos a mano, avanzando desde la avenida Eva Perón, por Piedrabuena, en dirección al Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del gobierno porteño, en Ciudad Oculta, no tiene antecedentes en el barrio.

La movilización se realizó el martes 10/11 y fue convocada por el Frente de Todos de la comuna 8, compuesto por las organizaciones que tienen trabajo político y social en el territorio, y también por los cuatro integrantes, incluido del presidente, de la junta comunal, que también son militantes territoriales y que desde diciembre pasado tienen responsabilidades institucionales.

El reclamo que llevaron al despacho de la ministra a cargo del área social del gobierno porteño, María Migliori, en el nuevo edificio vidriado, imponente, que reemplazó al mítico edificio conocido como Elefante Blanco, tuvo tres consignas: no al recorte de la asistencia alimentaria, sí a la entrega de computadoras y conectividad para los pibes y pibas puedan estudiar, y que se terminen las obras del Hospital Grierson.

A pesar del volumen de la manifestación y de la presencia de las autoridades de la junta comunal, el órgano de gobierno local, y a pesar incluso de que la intención de los manifestantes era conformar una mesa de diálogo, la ministra no los recibió.

Nayla Loitegui, una las comuneras del Frente de Todos, y militante de La Cámpora, estuvo en la movilización y fue una de las oradoras del acto. Unas horas después, Kranear conversó con ella sobre el conflicto con el gobierno porteño, el impacto que tiene la pandemia en las villas y complejos habitacionales de la comuna, y el trabajo que vienen realizando desde la Junta, junto a las organizaciones,  para amortiguar la emergencia sanitaria y económica.

Unidos y organizados, las organizaciones y la junta comunal, juntas en el reclamo.

¿Cuándo fue que el gobierno porteño recortó la ayuda alimentaria para los comedores y merenderos de la comuna?

El recorte se produjo en la tercera semana de septiembre, se extendió hasta la primera semana de noviembre, y se tradujo en falta de bolsones de comida, no solo para los comedores y merenderos, sino también para las familias que los reciben de manera directa, por su condición de extrema vulnerabilidad socioeconómica. También eliminaron los kits de higiene y limpieza, imprescindibles en el contexto de emergencia sanitaria.

¿El gobierno les ofreció alguna alternativa?

Sí, el recorte tuvo algo de siniestro, porque a las organizaciones les ofrecieron dos opciones: recortar el número de bolsones, un hecho que implica poner a las organizaciones a discutir de cuál necesita más o menos bolsones, y la otra opción fue extender la entrega de la mercadería, ya no cada quince días, sino veintiuno. Está claro, el objetivo del gobierno porteño es enfrentar a las organizaciones y a los vecinos. Los bolsones, aparte, en el último tiempo, fueron reducidos en la cantidad de productos. Traían entre 12 y 14, y ahora son entre 8 y 10.

Nayla cuenta que en la villa 20 y en Ciudad Oculta, la entrega de los bolsones a las familias de parte del gobierno porteño se realizó a partir de un relevamiento que encararon entre la junta comunal y las organizaciones políticas y sociales del territorio. “Este trabajo nos permitió identificar los distintos niveles de vulnerabilidad de los vecinos y vecinas, quiénes la estaban pasando muy mal y necesitan la asistencia alimentaria del gobierno de la Ciudad”, destaca.

Los reclamos centrales fueron no al recorte alimentario y de los productos de limpieza e higiene, conectividad para los pibes y pibas.

También le apuntaron al gobierno porque no está entregando computadoras para los alumnos y alumnas de los barrios.

Exacto. En Ciudad Oculta, desde el Frente de Todos realizamos un relevamiento sobre la situación de conectividad en el barrio, y de un total de 2.035 casos relevados, detectamos que el 89 por ciento tenía un problema de conectividad que les impedía realizar las tareas de la escuela.

Esto significa problemas con la conexión a internet, el dispositivo para darles esa conexión, o la computadora del Plan Sarmiento que entrega el gobierno porteño.  Como Junta Comunal le elevamos una carta al Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), con todas estas problemáticas, pero todavía no recibimos respuestas.

¿Por qué fue que decidieron como junta comunal ponerse al frente de los reclamos de las organizaciones?

Porque creemos que es la responsabilidad que nos cabe en este contexto. Estar junto a las organizaciones y los vecinos y vecinas que le vienen poniendo el cuerpo a la emergencia, por medio de los comedores, los merenderos, acompañando a los familiares de personas contagiadas por el Covid, o los contactos estrechos, llevando alimentos a los hoteles que dispuso el gobierno porteño, donde muchos de nuestros vecinos fueron discriminados.

Nosotros tenemos la responsabilidad de buscar soluciones para nuestra gente. Nuestra comuna es la más olvidada y con los mayores niveles de desigualdad y exclusión, de la ciudad más rica del país, entonces lo que buscamos es poder organizarnos para que nuestra comuna sea más justa y con oportunidades para todos y todas.

¿Por qué creen que no los recibió la ministra Migliori?

Creemos que la decisión política de la ministra y su equipo es no darles respuestas a los vecinos y vecinas de la comuna. No escucharlos. Hace varias semanas que venimos acompañando los reclamos que se presentan en los comités de crisis de los barrios. Y la respuesta del IVC y la cartera de Desarrollo Humano y Hábitat, es que estamos transitando otra etapa del aislamiento, que se están abriendo actividades, y que entonces la situación económica es distinta. Son los mismos vecinos los que plantean que la situación económica sigue siendo muy compleja,  que la pandemia profundizó la crisis provocada por el gobierno de Cambiemos.

Nayla detalla que durante la pandemia la ministra se mostró en los barrios populares, pero siempre en forma de puesta en escena, de propaganda, en línea con la política comunicacional del PRO. “Visitaba una vecina, un comedor amigo, un zapatero, una emprendedora, para poner de relieve el esfuerzo personal y la meritocracia”, apunta la comunera.

“La ministra debería haberse presentado en los comité de crisis para charlar con los compañeros y compañeras que le vienen poniendo el cuerpo a la crisis, y saber así de primera mano qué es lo que está pasando en los barrios, y no sacarse una foto con una individualidad”, agrega.

El acto se realizó en el flamante edificio de Desarrollo Humano y Hábitat, en la Ciudad Oculta.

Ante la negativa del gobierno porteño de armar una mesa de diálogo, anunciaron el lanzamiento de un plan de lucha. ¿Qué medidas van a tomar?

Esto implica volver a discutir con los compañeros y compañeras de las organizaciones territoriales cómo vamos a darle continuidad a los reclamos. Lo haremos a partir de esta misma semana. Nuestro objetivo es construir un canal de diálogo para darles respuestas a los vecinos y vecinas. Preferimos no movilizarnos, pero lo vamos a volver a hacer si el gobierno porteño no nos atiende.

En el marco de la pandemia, ¿qué tareas vienen realizando desde la Junta?

Estuvimos en la instancia de generación de los Comité de Crisis en los barrios de la comuna, participamos de los relevamientos que derivaron en los listados para los beneficiarios de los bolsones alimentarios, también estuvimos en los operativos Detectar que se hicieron en Soldati y en Ramón Carrillo. Aparte trabajamos con las competencias exclusivas que nos corresponden como juntistas, que tiene que ver con la poda del arbolado y el mantenimiento de los espacios públicos, sobre todo ahora que se viene el período de circulación del dengue, acompañamos a la comunidad educativa de un par de distritos escolares con la entrega de bolsones para pibes y pibas de los barrios, y junto a la ENACOM, entregamos de tarjetas de telefonía móvil de pibes y pibas de Soldati.

“El Mope” preside la Junta Comunal.

En las elecciones del año pasado, el Frente de Todos le arrebató la comuna al PRO, que la gobernaba desde 2011, cuando por primera vez se eligieron comuneros y comuneras en la Ciudad. La fuerza política encabezada por Alberto y Cristina duplicó los votos del oficialismo porteño en las primeras tres secciones (allí están las villas 15 y 20, y los barrios Inta, Fátima, Piletones y Carrillo, aparte de los complejos habitacionales Piedrabuena, Copello y Lugano 1 y 2), y solo perdió por un puñado de votos en la cuarta, en Villa Riachuelo, la zona más acomodada de la comuna.

El peronismo y sus aliados también ganaron la comuna 4, compuesta por los barrios de La Boca, Parque Patricios, Pompeya y Barracas.  Son las dos comunas pintadas de azul, contra una hegemonía amarilla que ya tiene trece años. En el sur de la ciudad más rica y desigual de la Argentina, ya no alcanzó con el marketing, las sonrisas y algunas obras. Lo estructural sigue siendo una deuda. Por ejemplo un hospital para Lugano, anunciado por Macri, siendo jefe de Gobierno, en 2007 y que todavía hoy es una promesa incumplida: el Grierson.

Las organizaciones que participaron de la movilización al Ministerio de Desarrollo Humano, fueron el Nuevo Espacio de Participación (NEP), el Peronismo Militante (PM), Unidos y Organizados, El Hormiguero, el Movimiento Evita, Militancia Popular, La Cámpora, Patria Grande, Kolina, Barrios de Pie, la Aníbal Verón, el Movimiento Popular de Liberación (MPL), la Corriente Piquetera, Barrios Peronistas, el Frente de Pueblos en Lucha, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Comité de Crisis del barrio Cildáñez.

Los integrantes del Frente de Todos ocupan cuatro de los siete lugares de la Junta Comunal. Aparte de Nayla, los representantes del pueblo local son Miguel “El Mope” Eviner (NEP), un histórico militante peronista de la zona, quien preside el organismo, Eliana Núñez (PM) y Héctor Wulffe (Militancia Popular).

Algunos de los protagonistas hablaron frente a una cámara (la serie completa de videos se pueden ver en el canal de Yoyutube de la Revista Kranear)

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz