“Gestionar con los pies en el barro”

Jonatan Konfino es el secretario de Salud del Municipio de Quilmes, uno de los distritos más poblados del conurbano bonaerense. Pasa más tiempo en los barrios que en el despacho, porque como postulaba Ramón Carrillo, la prevención sanitaria se realiza en el territorio. Con el Plan Detectar ya hicieron un puerta a puerta con más del 60% de la población. Aparte, y a pesar de la pandemia, lograron duplicar la infraestructura en Salud.

Por Kranear. Fotos: Municipio Quilmes.

Quilmes es un populoso partido del sudeste del Buenos Aires, con una población que supera el medio millón de habitantes que están distribuidos en algo más de 90 kilómetros cuadrados. Durante los últimos cuatro años sufrieron las políticas neoliberales e insensibilidad de la dirigencia del PRO, por partida triple: intendencia, Provincia y Nación.

Mayra Mendoza, militante y parte de la Mesa Nacional de La Cámpora, ex diputada nacional, ganó en primera vuelta, luego de lograr la unidad de las vastas expresiones que el peronismo tiene en la zona, y tal como se esperaba, se está comiendo la cancha a pura gestión estatal, con una fuerte impronta territorial, y de la mano de un equipo de destacados y destacadas profesionales en todas las áreas. El caso testigo de esta especia de Estado Militante, y en el marco ya de la pandemia del COVID-19, es la experiencia de asilamiento comunitario que se realizó en Villa Azul.

El responsable de la Salud del distrito es un sanitarista y también militante de La Cámpora, que desde hace varios años forma parte del esquema de sanitarias del campo nacional y popular que se hicieron cargo del Ministerio de Salud nacional, en 2014, y durante los cuatro años de Cambiemos se organizaron para el momento que tocase volver a gestionar la salud pública. Jonatan es vecino e hincha de Quilmes, como toda su familia. Mayra le ofreció el cargo, y por supuesto, aceptó.

Kranear conversó con Konfino para tener información de primera mano sobre el trabajo que vienen realizando en el distrito no solo enfrentar la enfermedad, sino también para construir comunidad y organización en el territorio.

K: ¿Con qué tipo de sistema sanitario cuentan en Quilmes y en qué estado lo encontraron luego de la gestión de Martiniano Molina?

JK: “Quilmes cuenta con un sistema de salud integrado por 40 centros de atención primaria de la salud (CAPS) en todos los barrios del distrito, el hospital municipal Dr. Eduardo Oller de Solano y dos centros de especialidades médicas: el Centro Modelo Don Bosco y el Dispensario Ramón Carrillo. Esta infraestructura sanitaria municipal se complementa con la Unidad de Pronta Atención (UPA) 17 de Bernal y el Hospital Isidoro Iriarte, ambos efectores provinciales pero que dan respuesta a las necesidades de salud de Quilmes. Sumando al subsector privado tenemos en Quilmes hoy 223 camas de terapia intensiva y 838 camas de internación general. Parte de los desafíos de la gestión es darle integralidad a este sistema de salud local”.

Mayra Mendoza, la intendenta de Quilmes.

“Recibimos un sistema de salud fragmentado, con enormes diferencias en la infraestructura de los CAPS, con asimetrías en los salarios de los integrantes de los equipos de salud y en definitiva con inequidades en el acceso al sistema de salud”.

K: ¿Cuáles eran los ejes de gestión en materia de salud cuando asumieron, y de qué manera se vieron interrumpidos esos planes con la irrupción de la pandemia?

JK: “El eje de la gestión en términos generales era y es garantizar el derecho a la salud a toda nuestra comunidad. Indudablemente la pandemia pone en agenda la necesidad de armonizar acciones y fortalecer la respuesta frente al COVID pero al mismo tiempo asegurar el acceso al resto de las necesidades sanitarias que siguen existiendo”.

“Sigue siendo fundamental trabajar en materia de promoción de salud y retomar conceptos y prácticas de Ramón Carrillo que planteaba no esperar en los centros de salud a los pacientes sino la necesidad de salir a los barrios para trabajar en prevención y de esa manera evitar que lleguen. Conceptos que retomó Floreal Ferrara a fines de la década del 80 con su programa de fortalecimiento de la salud comunitaria ATAMDOS y que hoy en Quilmes están más vigentes que nunca”.

“Gestionar con los pies en el barrio, con la salud comunitaria y la promoción de la salud como ejes para dar respuesta a las necesidades sanitarias de manera conjunta. Desde ya sin descuidar el fortalecimiento hospitalario, de mayor complejidad tecnológica, y que nos permitió en seis meses haber podido duplicar en Quilmes la infraestructura de salud, lo que es equivalente a haber construido un nuevo hospital”.

Con el Plan Detectar, casa por casa, junto a las organizaciones y un gran número de voluntarios, ya barrieron la mitad del Municipio.

En el sitio web del municipio de Quilmes hay una sección dedicada de manera exclusiva al Covid-19. Todos los días actualizan las cifras. Al jueves 16 de julio (día 125 del aislamiento obligatorio), tenían: 4.700 casos confirmados.; testeadas, 13.000; fallecidos, 66 y recuperados: 2.348. Aparte, el vecino o vecina se puede descargar un PDF con una guía con recomendaciones para prevenir el contagio, y otro documento con el protocolo de intervención ante el posible contagio.

..

K: ¿Cuántos barrios y casas recorrieron puerta a puerta con el Plan Detectar, y cómo está funcionando la articulación con las organizaciones sociales del territorio y otros actores de la comunidad?

JK: “Con el programa Detectar más el programa municipal CUIDARNOS hemos ya alcanzado a más de 350.000 quilmeños: al menos uno de cada dos vecinos que ha recibido de manera directa y presencial información sobre los cuidados que hay que tener, de qué se trata el COVID y cómo podemos prevenirlos, y también cómo acceder al testeo en caso de presentar síntomas. Hemos acercado la capacidad de detección de COVID a todos los barrios con una estrategia de testeo en barrios populares complementada con hisopados en los CAPS y con el SAME Quilmes para aquellos casos que tienen dificultades para movilizarse”.

“Desde un primer momento el abordaje ha sido en conjunto con la comunidad invitando a ser parte no solo a las organizaciones sociales y políticas sino también a los vecinos de los barrios con la propuesta de llevar el mensaje de que ‘el virus no es culpa de nadie y cuidarnos es tarea de todos’. Cada vez más barrios tienen formalizados sus comités operativos de emergencias que funcionan como organismos formales de coordinación de las estrategias conjuntas entre el Municipio y la comunidad. Y que a su vez llegaron para quedarse y cuando pase en COVID sean la semilla de foros barriales de salud que puedan abordar diferentes temas de salud del barrio”.

Los operativos sirven también para brindarle información a los vecinos y vecinas.

¿Qué devolución tienen de parte de los vecinos y vecinas?

“La recepción es buena. Hoy sienten que tienen una Intendenta y un municipio que no los mira con la nuca y que se interesa por resolver las necesidades que tienen, en este caso relacionadas con el COVID. Gran parte de los vecinos se han sumado a la tarea del CUIDARNOS, se han sumado al voluntariado #SomosQuilmes y además han dado muestras de solidaridad y responsabilidad que han permitido que la curva de crecimiento de casos en Quilmes de achate de manera de enlentecer el crecimiento de los nuevos casos y así permitirle al sistema de salud dar respuesta adecuada y evitar muertes”.

K: ¿Vuestra política sanitaria está acompañada por planes sociales, de asistencia económica, locales, aparte de las que bajan desde Nación?

JK: “Se trata de dar una respuesta integral a las necesidades sanitarias porque sabemos la complejidad de la situación. A modo de ejemplo cuando hacemos el seguimiento de los contactos estrechos (las personas que estuvieron en contacto con una persona confirmada para COVID) no solo relevamos la presencia de síntomas compatibles con COVID (tos, dolor de garganta, fiebre, dificultad respiratorio o alteraciones en el gusto o en el olfato) sino también  si está en su casa cumpliendo el aislamiento sanitaria preventivo y si tiene necesidades alimentarias que no le generen la necesidad de salir a comprar. De esta manera se está asistiendo a familias que lo necesitan por la circunstancia de salud que les toca atravesar”.

Cuidarnos es un programa local.

K: Te pedimos unas palabras sobre la experiencia de Villa Azul y también sobre el trabajo que están realizando con el Comité Operativo de Emergencia de Villa Itatí.

JK: “Las experiencias de azul e Itatí nos demostrar la importancia de responder de manera integral a las necesidades sanitarias. Han sido dos experiencias exitosas de mitigación de brotes que pudieron ser llevadas adelante por tener una estrategia sanitaria respaldada por una decisión política de ocuparse de las necesidades de la gente. Y Estado que interpreta que la forma de llevarlas adelante es con la participación de la comunidad”.

K: ¿Creen que la tarea de tipo sanitaria y social, casa por casa, como parte de una gestión municipal de cercanía y cuidado de la comunidad, generará en el futuro un saldo organizativo, político?

“Las acciones que estamos llevando adelante para dar respuesta al COVID en Quilmes nos están permitiendo promover la organización comunitaria, antecedente clave para avanzar en la trasformación de los barrios. Aprovechamos la necesidad de garantizar el acceso al diagnóstico a través del hisopado en los barrios para invitar a todos los actores a organizar territorialmente la búsqueda activa de casos sospechosos de manera conjunta y sumar al centro de salud del barrio a la continuidad de la atención. Sin dudas estas acciones dejan un saldo de organización en los barrios que como se dijo previamente serán el antecedente de un foro barrial de salud y porque también institucionalizan el involucramiento del barrio en la toma de decisiones”.

Jonatan y Mayra militan desde hace varios años en La Cámpora.

..

La gestión de gobierno de Mayra Mendoza, aun con pandemia, es de una hiperactividad notable, con la casa de gobierno abierta, de cara a la gente, y en el territorio, junto a la comunidad y sus fuerzas vivas, cumpliendo la palabra electoral de conformar un gobierno municipal participativo. Se deben haber encontrado con un distrito fundido, a cargo de un intendente que confundió al ex Centro Clandestino de Detención y Exterminio Pozo de Quilmes con un bache, entre otras insensibilidades, y ahora a pesar de la pandemia trabajan sin descanso, con un solo objetivo: militar, gestionar, para garantizar los derechos de su gente y tratar de mejorarles su calidad de vida.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz