1er. Encuentro de Literatura Política, Envar “Cacho” El Kadri

La agrupación política del partido bonaerense de Quilmes, Grupo Walsh, organiza este fin de semana un encuentro político y literario que contará con una docena de autores y autoras que presentarán sus libros. Se trata de una instancia de reencuentro, reflexión y homenaje a una figura central del peronismo revolucionario. La palabra de una militante del espacio.

Por Matías J. Escot (*). Foto portada: http://www.envarelkadri.com.ar/

En tiempos donde sólo se habla de cajas políticas, -plata-, la mayoría de las personas escucha cifras exhorbitantes alejadas de su realidad cotidiana, que no saben ni cuantos ceros tiene, y que seguro jamás vayan a ver. En esta semana me entero que el magnate Elon Musk compró la red Twitter por lo que cuesta la deuda externa argentina, consumada por el macrismo, y el que no entiende soy yo. Frente a esto un acto noble, porque no hablar de la militancia, de las bases que empujan y generan pensamiento crítico, aún en tiempos egoístas, y mezquinos.

El evento: literatura y política
La Casa Cultural Rodolfo Walsh ofrece una agenda para este fin de semana que vale la pena visitar, en este rincón del mundo, en la zona sur, Quilmes Oeste, donde se desarrollará el 1er. Encuentro de Literatura Política, Envar “Cacho” El Kadri. La agenda es profusa, con más de una docena de paneles a cargo de periodistas, escritoras, historiadores, todos militantes políticos, que tanto el sábado 30 como el domingo 1 de mayo le darán volumen a la actividad organizada por el agrupación política quilmeña Grupo Walsh.

La idea de los y las integrantes del espacio de militancia es aprovechar la vuelta a la presencialidad, o nornalidad, y generar un espacio de encuentro, reflexión, militancia, en un contexto de muchas dificultades, y aparte homenajear la figura de Envar, para de esa manera interpelar también a la propia militancia. El Grupo Walsh, en Quilmes, forma parte de un espacio más amplio denominado Frente de Agrupaciones Peronistas Peronismo para Todxs.

El sábado, el encuentro se realizará en La casa de la cultura, Rivadavia 383, y en la apertura contará con la presencia del politólogo Jorge Marquez, que conversará sobre su libro Crónicas desparejas; a las 17, el periodista Enrique Arrosagaray presentará su libro René Salamanca y el clasismo; a las 17.45, la licenciada en Ciencias de la Educación Mercedes Perez Sabbi hará lo propio con sus libros Manuela en el umbral y La grasita; a las 19.15, el historiador Roberto Baschetti presentará su libro Quemá esas cartas, rompé esas fotos; y el cierre, a las 20.30, estará a cargo del periodista Alejandro Tarruela, que hablará sobre su libro El guerrillero que dejó las armas, sobre la figura de Envar El Kadri.
Laura Pron amenizará la jornada con algunos números artísticos.

El domingo, el encuentro se muda a la Casa Rodolfo Walsh, del Grupo Walsh, en Entre Ríos 280, siempre en Quilmes, y la apertura será a las 16 horas. Quince minutos después, el historiador Fabián Domínguez presentará su libro Bitácora de un clandestino, sobre Rodolfo Walsh; a las 17, Cora Gamarnick presentará su libro Fotoperiodismo en la Argentina; a las 17.45, el periodista Felipe Celestia hará lo suyo con los libros La ley y las armas, sobre Rodolfo Ortega Peña, y Firmenich; a las 18.30, el periodista Carlos Aznarez presentará tu trabajo Los sueños de Bolivar en la Venezuela de hoy; y el cierre, a las 19.15, estará a cargo del periodista Gustavo Campana, quien hablará de su libro Néstor Kirchner, no les tengo miedo.

Los números artísticos de la segunda jornada estarán a cargo del compositor Gabriel Torres.

Hablando de militancia
Soledad Martínez egresó de la escuela, y se encontró con los cacerolazos del 19 y 20 de Diciembre de 2001. No sentía interés por participar políticamente, y era hija del «que se vayan todos». En el 2003, proveniente de una familia peronista vota a Néstor Kirchner, su padre había vivido en carne propia los enfrentamientos de Ezeiza- la masacre de Ezeiza 20 de junio de 1973, cuando la derecha peronista, masacra a la izquierda, esperando el acto de regreso de Juan Domingo Perón, en Ezeiza. Descreída, pero con vocación social, cuando Cristina Fernández toma la posta, Soledad se enamora de su figura, y del Kirchnerismo. “Inevitablemente conozco compañeros que defendían la misma causa ideológica, el Peronismo, el Kirchnerismo, y me identificaba con los que levantaban la bandera de la dignidad y pensaba donde estábamos en el 2002 y donde nos había devuelto”, dice.

Aparecieron los compañeros y compañeras del Grupo Walsh, allí tomó conciencia que militaba, pero que no estaba organizada. “Mis compañeros tenían convicciones intactas, y en tiempos macristas, en la que la situación era negativa, con métodos rústicos repartíamos volantes, casa por casa. Sin estructura militábamos a pulmón viajando en autos de compañeros y reuniéndonos en plazas quilmenas, cuenta.
“El Centro Cultural Rodolfo Walsh arrancó de cero, bancando un alquiler, y que renovamos a nuevo, y resultó nuestro bunker, la básica en la que soportamos los peores cuatro años que yo viví. Hoy sigue siendo escenario y testigo de innumerables encuentros, de personalidades del peronismo, desde militantes, periodistas, y escritores. En esa línea es la actividad del 30 y del 1° de Mayo, porque como militantes nos acostamos y nos levantamos todos los días para que la derecha no vuelva”.

Envar El Kadri: un faro para la militancia
“En medio de una derrota, te vuelve victorioso, o por lo menos te lo hace sentir”, así define Soledad a este militante de la izquierda peronista, este riocuartense de padre Libanés, que se integró a Montoneros.

“Combina perfecto la teoría con la práctica, no suele pasar porque los intelectuales suelen estar en un pedestal. El Kadri, combina las dos cosas es un cuadro técnico y estratégico. Hizo una lectura acertada, creía que la violencia, los alejaba de las masas, y en ese contexto había que acercarse al terreno de lo político, con el pueblo organizado, y retoma la idea de las masas como protagonistas”, plantea Soledad, y agrega que “Envar, emociona, me conecta con la figura que Entre Nos me hace de porque militamos. El que conoce su historia no puede bajar los brazos nunca”.

Frente a golpes, traiciones, conducciones que no están a la altura, avaricia e hiperricos que nos quieren hacer creer que la verdad está en su fortuna, porque por mérito la ganaron, la militancia resiste. Ahí anda El Kadri y la muchachada de la Walsh, creyendo que si no transformamos el mundo no hacemos nada. Porque para tibiezas burguesas están los canales de desinformación. La pasión militante, se juega en el barro, como nos enseña la Walsh y tantas otras organizaciones.

(*) Divulgador de Historia Argentina en www.relatodelsur.com. Autor del libro Escritores en Combate 1. Ed. Qeja Ediciones.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz