Abrazo, infusión y paisaje

Perro Segovia es un músico y técnico electrónico del partido bonaerense de San Martín que está por lanzar su segundo disco. “Las ideas bajan mientras estoy soldando un capacitor, ponele”, cuenta. Sus influencias, su carrera y un ping pong de preguntas y respuestas.

Por Ramiro Abrevaya / Foto: Leo González

Si no lo conocés, Perro Segovia y su voz aguda, casi impostada, dan la impresión de un tipo chiquito, frágil, pero al verlo en persona te encontrás con un Perro corpulento, macizo, y aparte tierno como su música. Con 31 años, dos discos bajo el brazo, varios singles editados y una actividad incesante en redes sociales, este músico del partido bonaerense de San Martín, es un artista que con sus canciones transmite una sensación de estrechez, casi de amistad.

El año pasado editó sus dos primeros discos de estudio, “Quiero ser libre” (Lado A) y “Quiero ser libre” (Lado B), producidos por el correntino y amigo de Kranear, Yacaré Manso, y hace unos días lanzó su nueva canción “Mates”, con producción artística de Aaron Oliver, un tema que forma parte de su próximo disco, “Cangrejo”.

Conversamos con él sobre sus influencias, su carrera artística, el cruce con su ocupación de técnico electrónico y sus aspiraciones de cara al futuro.

¿Cuál es tu primer recuerdo infantil en relación a lo artístico?

Mi abuelo tocando el bandoneón en el comedor y yo con 4 años, sentado en el patio marcando el ritmo con una lata de duraznos y un palito.

¿De dónde viene lo de “Perro”?

Tenía un dúo, “viejo perro blanco”, por una canción del Flaco, “niño condenado”. Primero me decían Viejo Perro hasta que un día en un evento un poeta me dijo , vos podrías llamarte Perro, y ahí quedó.

Sintetiza en tres palabras el espíritu de tu música.

Abrazo, infusión y paisaje.

Acabás de lanzar , una canción que salió acompañada con un video estilo “road movie”. ¿De qué se trata?

La canción es homenaje al ritual del mate rutero, con alguien a quién elegís para inmortalizar esa aventura en la memoria. El video es la vuelta de la gira por Córdoba y Rosario con mis compañeros Maxi Road y Aaron Oliver. Compañerismo, paisaje y camino de canción por seguir.

Tu música tiene, en general, un aroma a melancolía. ¿A qué pensás que se debe esto?

Soy un melancólico jaja, siento que abordo distintas energías, pero fluyo con intensidad en mi océano de nostalgias.

¿Por qué utilizás el lenguaje inclusivo?

No me gusta que se quede nadie afuera y creo que es por ahí. Estamos en constante transformación y trato de parar las antenas para aprender siempre y vincularme lo más sano que pueda.

Durante el proceso de composición, ¿sos ansioso por cerrar las canciones o les das tiempo para que se acomoden?

Soy re ansioso, suelo iniciar y finalizar una canción en el mismo día. A veces está bueno pero otras no porque termino abandonando una composición si no suena como me gusta en ese corto lapso.

¿Qué emociones te invaden durante ese proceso?

Cuando siento que es “La canción” suelo emocionarme, río y lloro, cuando pasa eso me digo, esto es alto hit, amigo.

¿Un consejo para evitar el bloqueo creativo?

Bajar un poco la exigencia con une, nutrirse de arte, disfrutar de rituales que nos gusten y en algún momento baja esa información cósmica.

Además de músico sos Técnico electrónico, y solés compartir en tus redes con naturalidad esa otra cara tan ajena a lo artístico. ¿Cómo conviven en vos ambos universos?

Se llevan bien, mi laburo de electrónico me permite esos momentos de creatividad en donde compongo la mayoría de las canciones, las ideas bajan mientras estoy soldando un capacitor, ponele.

Si mirás hacia el futuro, ¿hasta dónde soñás llegar con tu música?

Me gustaría poder recorrer un montón de rincones del mundo, cantar y abrazar a personas que bancan desde lejos pero muy cerca a la vez. Me imagino en un estadio repleto de gente hermosa cantando conmigo, es un pensamiento-deseo recurrente. Y claro, seguir cantando para mí, porque me hace bien y entiendo que también a quiénes me escuchan.

¿Vamos con L@s Nº1 de Perro?

Dale

EL/LA prócer del rock nacional: Gustavo Cerati.

EL/LA Músic@ internacional: Silvio Rodríguez.

LA Banda: Invisible.

LA Canción: Rescata mi corazón de Wirtz, la canto a gritos.

EL género musical: Folklore instrumental con piano flashero.

EL Disco: Niña de los andamios, del Raly.

EL Show que hayas visto: uno de Yacaré Manso y el Raly en Konex . Que manera de llorar con ruido .

LA Peli: Como si fuera la primera vez, te odio y te amo, Adam Sandler.

LA Serie: Dragón Ball Z, aguante Bardock.

EL/LA prócer de la Electrónica: Pasapalabra.

El/LA President@ de Argentina: La Cristu, siempre.

LA Bebida sin alcohol: Coca Cola vicio muerte.

LA Bebida alcohólica: Latita de birra, Patagonia, Ay sorry.

LA Comida: Pizza capresse.

LA Infusión: Mate, algunos litros por día.

EL Postre: panqueque con dulce de leche, bien chorreante.

LA Ciudad: Capilla del Monte.

LA Canción compuesta por Perro (no vale decir “la que está por venir): “Somos una parte del amor”, estaba re en una.

Perro Segovia se presenta en vivo el 7 de diciembre, acompañado por su banda, en El Club de la música.

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz