Sobre la (mala) educación

Una docente de Vicente López comparte su mirada sobre las decisiones en materia educativa que está implementado la Alianza Cambiemos.

Por Laura Fuhrmann (laurafuhrmann17@gmail.com)

Hace ya algunos años, recuerdo que quedé fascinada con la lectura de un artículo, un apunte de la facultad, que narraba la experiencia llevada a cabo en Colombia por un alcalde, en la que se proponía disminuir los índices de violencia a través de la cultura y la educación y que terminó resultando, paradójicamente, la única, la mejor, arma para combatir la creciente e irrefrenable al parecer -aunque solo al parecer- delincuencia juvenil. Recuerdo también haber leído que dicho intendente aseguraba en una entrevista que una mayor presencia policial en un barrio o ciudad que se conoce como inseguro no garantiza, en absoluto, mayor seguridad a sus habitantes -esto corroborado, desde ya, estadísticamente-. Pero sin embargo, y gracias a haber destinado un aumento considerable del presupuesto en materia de educación, para la creación de escuelas, bibliotecas, centros culturales, etc., Colombia había logrado disminuir, y mucho, la tasa de homicidios.

Tiempo después, y con aquel escrito -que en su momento me gratificó mucho y me colmó de esperanzas- todavía en mi cabeza, tuve la dicha de conocer -y hasta de trabajar en algunos de ellos- una serie de programas implementados en nuestro país durante lo que muchos defensores acérrimos del “Cambio” denominan, sin que se las caiga la cara de vergüenza, la “década sakeada” ( así, con “k”, para hacer alarde de un pésimo uso del intertexto y por supuesto de su soberbia). Me refiero tanto a los Programas creados y desarrollados dentro de la Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas, a saber: los CAI (centro de actividades infantiles) y CAJ (centro de actividades juveniles), Mesas Socioeducativas, Ajedrez Educativo, Coros y Orquestas, Educación Solidaria, Parlamento Juvenil del Mercosur, Desarrollo Infantil, Becas escolares, como también los otros Planes Nacionales: el de Lectura y Matemáticas para Todos, el Programa Conectar Igualdad, el Plan FINes I y II y el COA (luego llamado PPFEO), que marcaron, sin lugar a dudas, un hito en cuestión de mejora de la calidad de vida de los sectores populares, quienes pudieron, gracias a ellos, recuperar un derecho que les había sido vedado durante décadas: la reinserción en el sistema escolar.

Todos estos avances en materia de inclusión hoy caminan por la cornisa. Claro que los actuales gobernantes no reconocen -de hecho lo niegan rotundamente- la desaparición, de momento gradual, solapada, disfrazada de “ajustes y correcciones”, de muchos de ellos. Pero quienes estamos arriba del barco podemos juzgar y legitimar estos programas, porque hemos podido ver, desde adentro, cómo muchos de los pibes que antes se juntaban en la esquina a fumar y tomar cerveza lo cambiaron por cuadernos, libros o netbooks otorgados -no debemos dejar de mencionarlo- por el mismo gobierno que apostó y logró generar el verdadero cambio.

Y hoy, en épocas de un discurso oficial que insta al apoyo de la sociedad para modificar la baja de imputabilidad y extenderla a los menores a partir de los 14 años, preocupa más que nunca que la educación esté en jaque y que se vuelvan a cercenar los derechos de quienes -y esto todos, incluido nuestro presidente y su gabinete, lo saben muy bien- fueron históricamente excluidos del sistema educativo y una, tristemente vasta, parte de la población se acerque a la escuela para, en el mejor de los casos, concurrir al comedor.

Durante el 2016, más allá del comienzo del vaciamiento de los programas nombrados y el intento -que la lucha conjunta y feroz de docentes, alumnos y gremios logró disuadir- de la no renovación de contratos a becarios del CONICET y de docentes tutores de programas de formación y postítulos docentes, se realizó, de manera menos visible para el conjunto de la población en general, el llamado “Operativo Aprender”. Dicho experimento proponía, a los alumnos de algunos grados de primaria y otros años de secundaria, una evaluación externa, estandarizada, uniforme, basada en requerimientos de organismos multinacionales, a través de la técnica del multiple choice- que va en contra de todo lo que se nos enseña a los docentes durante nuestra formación acerca de cómo debe evaluarse a los estudiantes, esto es, que la evaluación debe ser parte del proceso de enseñanza-aprendizaje y, por lo tanto, desprenderse del mismo, pero nunca ser un aspecto aislado, y por lo tanto, forzado, impuesto ni –mucho menos- descontextualizado.

Por si fuera poco, y también de manera subrepticia como acostumbra a manejarse el actual gobierno, ofrecieron a los “docentes elegidos” una paga que oscilaba entre los 1.000 y 2.000 pesos (según fuera la función que cumplieran los mismos), hecho que trajo una consecuencia negativa: se gestó –como suele suceder tarde o temprano con los gobiernos de derecha- una especie de “lucha entre pobres” ya que docentes que a lo mejor genuinamente creyeron en que era necesario hacer esta evaluación y/o que necesitaban el dinero fueron acusados de “venderse” por quienes decidieron no ofrecerse, e incluso rechazar la convocatoria en caso de haberla recibido.

Pero a este Operativo – que yo llamaría más bien “operación”- no podemos aislarlo de algo que otra vez deja afuera a quienes no se encuentran hoy en las áreas específicas de educación y por eso es dable mencionarlo: el desembarco de las neurociencias para complementar (¿destruir?) y mejorar (¿tirar por la borda todos los estudios en psicogenética realizados en los últimos treinta años?) la educación actual. Aunque sería interesante hablar de este tema con mayor profundidad, lo que me resulta pertinente decir es que, sin desmerecer los estudios e investigaciones que se han hecho con seriedad en este campo, debemos ser cuidadosos al aceptar introducir en nuestros programas de clases ciertos conceptos que de inocentes no tienen nada y de ideológicos, mucho. Tal es el caso de responsabilizar al cerebro de un niño por el éxito o el fracaso en el aprendizaje – Javier González Fraga podría haber dicho perfectamente: “lo que pasa es que se creyeron que podían darse el gusto de ir a la escuela”- dejando de lado el contexto socio económico, etc.

Finalmente, y mientras esperamos la próxima reunión de los gremios docentes con el gobierno para acordar paritarias – ¡nos ofrecieron la magna suma de 18% de aumento en 4 cuotas fijas y pretenden que el inicio de clases no sufra peligro!-, sería interesante releer a Paulo Freire quien se oponía con sus métodos de alfabetización popular a lo que llamaba “educación bancaria”. Y hoy, me pregunto, ¿cómo llamaría a esta nueva educación, “educación CEOísta?

Kraneá tu comentario

5 Comentarios en "Sobre la (mala) educación"

avatar
Ordenar por:   Más nuevos | Más antiguos | Más votados
Mariano Dogamarjian
Lector

Es una pena que los conceptos que la docente propone en el artículo -muchos de ellos sumamente interesantes- , estén tan teñidos por su propio rencor y odio políticos.
La Sra. Fuhrmann, confunde escribir una nota de opinión sobre el estado actual de la educación con realizar un panfleto de propaganda política.
Mariano Dogamarjian

Marisa Flores
Lector
No seamos tan ingenuos como para echarle la culpa de la (mala) educación a uno u otro gobierno. La crisis educativa en nuestro país se remonta mucho más atrás; y si hoy por hoy se ha profundizado de la manera en que se ha profundizado es porque ningún gobierno se propuso seriamente establecer políticas educativas uniformes (cualitativa y cuantitativamente), que brinden al alumnado las herramientas necesarias tanto estructurales, como de análisis para que, tras su paso por las aulas, puedan ser ciudadanos críticos y dueños de un pensamiento propio. Buscar un responsable circuncribiéndonos tan sólo a estos dos últimos gobiernos… Leer más »
Guada C
Lector

Es llamativo como algunos tratan de usar el adjetivo ‘político’ con una carga de estigma.
Como un salvoconducto para descalificar una opinión. El vaciamiento educativo es un hecho político.
Si se reduce el presupuesto educativo del 6 al 3% del PBI como lo hizo Cambiemos que alguien me explique desde qué punto de vista esto no es un retroceso.

Nahuel Sánchez Cabanettes
Lector
Nahuel Sánchez Cabanettes
Está claro que todo lo referente a lo educacional es un problema que lleva añares. Nadie habló de “la década ganada” (por las dudas, de todas formas, aclaro que la revista se llama “Kranear”… con “k”… Digo por lo del presunto “rencor”), ni nada por el estilo. El vaciamiento de la escuela: las notebooks retiradas, los libros que dejaron de llegar, de circular, de ser enviados, el vaciamiento de los planes de educación popular, etc. es una realidad que no se puede soslayar. Es una realidad y punto. Justo da la ¿casualidad? de que se dio en este último gobierno.… Leer más »
Norma
Lector

Nota de opinión?
Es una nota definitivamente de denuncia y de rechazo a las políticas de este gobierno que con su impudor no cesa de destruir lo que con tanto esfuerzo se construyó.

wpDiscuz