“Siempre vi en la gastronomía un arte”

El último proyecto de Ale Langer se denomina Mono Ambient Cocina, y tiene que ver con una experiencia inmersiva, envolvente, producida de punta a punta por él mismo. “Me encanta jugar con el público, sorprenderlos y plasmar esta complicidad que se genera”, señala un chef que, por su sensibilidad artística, suele vincularse, por medio de la gastronomía, con músicos, plásticos y publicistas, entre otros comensales.

Entrevista y diseño portada: Ramiro Abrevaya

Alejandro Langer camina con un pie en el arte y el otro en la gastronomía. De hecho, él mismo considera a la cocina como un arte, y entonces para ser precisos, su senda es toda del arte. Emprendedor nato de la fauna porteña, es pionero en el concepto de restaurantes a puertas cerradas, un negocio que nace de la necesidad pero también de la visión de generar nuevas experiencias gastronómicas. Siempre con la vista en las nuevas tendencias, produce de manera independiente vivencias integrales que mezclan la música, el arte visual, el baile y la gastronomía, siempre con una base en el hedonismo.

¿Cuál es tu primer recuerdo infantil asociado al placer por la gastronomía?

La gastronomía en mi casa siempre estuvo asociada a los vínculos, al encuentro, a la música y el placer. Recuerdo los aromas invadiendo los ambientes de la casa, al ritmo de el samba que ponía mi viejo a todo volumen y que vibraba en mi cuerpo a través del piso de pinotea. Amigos y familia llegando para luego sentarnos en una gran mesa para compartir historias, chistes y la inolvidable cocina de mamá.

¿Cuál es tu formación gastronómica? ¿Es correcto decirte “Chef”?

Descubrí la cocina profesional a partir de los 18 años, cuando me armé la mochila y me fui a conocer el mundo. A los 29 años, luego de abrir la cocina, quise empezar a enseñar, y decidí estudiar en el IAG la carrera de profesional gastronómico.

En realidad la denominación no importa, yo siempre prefiero que me llamen por mi nombre, para todos soy Ale, cocinero, chef, emprendedor, inquieto y arriesgado.

Sos un Chef con una gran sensibilidad por el arte y de hecho generás eventos que combinan ambos universos. ¿Qué puntos en común tienen la gastronomía y el arte? ¿Es un arte la gastronomía?

Sin lugar a duda, siempre vi en la gastronomía un arte, porque requiere creatividad, práctica, investigación, disciplina, expresión y mucha pasión. No es casualidad que mi cocina se vincule con artistas músicos, plásticos, publicistas. Porque todos tenemos en común la voluntad de crear, poner a prueba nuestros instintos y nuestras inseguridades.

Sos el creador de “Cocina discreta”, un concepto de cocina por pasos, puertas adentro y atendido por su dueño. ¿Cómo nace la idea? ¿Tiene algo que ver con evitar el tan feroz mercado gastronómico convencional?

Cocina Discreta nació de un parto natural, luego de dos años de viaje por la India, y al volver sentía una necesidad incontrolable de compartir mi experiencia. Mi casa se convirtió en un punto de encuentro y la cocina como bien sabemos es el ambiente más popular de cualquier hogar. A partir del movimiento humano y social que se fue generando, decidí abrir públicamente mi casa para recibir a cualquiera que tenga la inquietud de vivir la experiencia.

El concepto se desarrolló y creció exponencialmente, abrió nuevos caminos en la gastronomía local, pero la evolución es constante y la novedad venció ayer.

También sos parte creadora de “Noche de cúpulas”. Contanos de qué se trata.

Noche de Cúpulas es una acción artística/gastronómica de intervenciones escénicas (Site Specific) en cúpulas de la ciudad de Buenos Aires. Se realizó por primera vez en Festival Internacional de Buenos Aires 2019 (FIBA) y cuenta por segunda vez consecutiva con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes y Mecenazgo Cultural, entre otros.

El proyecto se sustenta en la idea de aprovechar la “Buenos Aires aérea” y cambiar el ángulo de mirada de la ciudad a partir de descubrir la maravillosa cartografía de los cielos porteños y su arquitectura siempre desde las mágicas historias de estos espacios y los creadores más importantes de la escena independiente.

Sos de viajar mucho e incluso viviste afuera. ¿Cómo enriquecieron tu visión de la gastronomía esas experiencias?

Unos de los pilares más importantes de toda cultura es su gastronomía, no hay forma de conocer el mundo sin experimentar sus costumbres, su gastronomía y arte. Viajar te abre la mente, te forma y convierte en la persona que sos.

Sos un chef particular porque no trabajás en restaurantes, sino que generás tus propias producciones a partir de haberte construido como marca. ¿Cuáles son los pro y las contras de esa decisión profesional?

Tengo una personalidad muy inquieta, me gusta tener la libertad de cambiar y renovar constantemente, la gastronomía profesional es maravillosa, contiene una adrenalina que depende cuánto control tengas te puede hacer muy bien o muy mal. Contiene euforia, miedo, enojo, placer, felicidad y depresión. Me gusta jugar con eso, pero la única manera que encontré de controlarlo es dependiendo de mí, haciendo de mi marca algo que existe, pero no requiere de una ubicación privilegiada, ni un producto que se mida en volumen, ni días y horarios fijos. La marca soy yo y la puedo llevar a donde quiera, cuando quiera. Eso para mí es libertad.

¿Sos de inventar recetas o platos? ¿Cómo es ese proceso creativo en la gastronomía?

Yo creo que no inventé nada, lo que hago es jugar con mi creatividad. Por ejemplo en mi nuevo proyecto estoy haciendo un menú que cada plato contiene algo de mi historia, de mis raíces. Una variante del strogonoff de hongos que hacía mamá, acelga que a mi viejo le encantaba, sopa aireada de una receta ucraniana de mi abuela. Deconstruyo y construyo recetas clásicas que fueron parte de mi vida.

¿De qué se trata “Mono Ambient Cocina”, tu más reciente emprendimiento?

Todavía estoy procesando la relevancia que tiene este nuevo proyecto, pero me atrevo a decir que Mono Ambient Cocina es la meca de Cocina Discreta. La característica principal que tiene mi gastronomía es que se estimula con los demás sentidos, es una experiencia inmersiva, envolvente. Me encanta jugar con el público, sorprenderlos y plasmar esta complicidad que se genera.

Venir a Mono Ambient es adentrarte en las profundidades de mi universo. No hay equipo, artistas, show, camareros. Soy yo y mi mundo en un ambiente que lo tiene todo. Puede que nada te llame la atención desde que tocas el timbre y entramos al ascensor, pero se abre una puerta, te sentás en la barra y pum…comienza la función. Mono Ambient Cocina no es ir a la casa del chef, tampoco es un restaurante a puertas cerradas, ¡es una experiencia! Es mi propia evolución, moderna, minimalista y envolvente. Cocina en barra para máximo cuatro lugares, pero atiendo parejas y sol@s también.

¿Proyectos para 2022?

Estamos trabajando para activar Noche de Cúpulas, el proyecto recibió por tercera vez consecutiva un mecenazgo del Gobierno de la Ciudad y el apoyo de empresas importantes para poder realizarlo. Estamos muy contentos y con muchas ganas de volver con estos maravillosos eventos.

¿Vamos con l@s Nº1 de Ale? No te enloquezcas, es un jueguito, y la idea es responder lo más inconscientemente posible. Si estuviéramos cara a cara sería un ping pong.

EL/LA prócer de la gastronomía nacional: Mi vieja
EL/LA prócer de la gastronomía Internacional: Bourdain, porque nos convirtió en rock stars
LA Banda músical: Pink Floyd
LA Canción: Confortably Numb, si suena la canto, no importa nada!!
EL género musical: Rock, indie, folk, electronica
EL Disco: Dark side of the moon
EL Show que hayas visto: Roger Waters, todos!!
LA Peli: Apocalypse Now!!
El/LA President@ de Argentina: Tato Bores
LA Bebida sin alcohol: El vino
LA Bebida alcohólica: Whisky
LA Comida: Judía
LA Infusión: Mate
LA especia: Baharat
EL Postre: Flan
EL País: Argentina
LA Ciudad: Buenos Aires
EL Restaurant porteño: Cantinas y bodegones
El Bar porteño: Old school, un gran bar danzon, y New wave, sede whisky me divierte

Reservas para “Mono Ambient Cocina” al WhatsApp 1158131501

Kraneá tu comentario

Comentá primero

avatar
wpDiscuz